Secciones
Síguenos en:
Cartagena y Barranquilla

Cartagena y Barranquilla

Colombia tiene que mirar, con otros ojos, a sus mares y a sus ríos, a su naturaleza prodigiosa.

21 de octubre 2021 , 08:00 p. m.

Volver, después de la pandemia, y encontrar que los vecinos del parque lineal de Crespo están haciendo bien lo que el Estado hizo mal. Constituyeron una asociación, como corresponde, para defender el litoral y revitalizarlo con árboles y plantas nativas: mangles, icacos, uvitas de playa, algodones. Son casi catorce hectáreas y allí están trabajando con música y con alegría.

(También le puede interesar: Mariposa en mi alcoba)

Ángel Romero ofrece conciertos de jazz mientras Margarita Pacheco y Tammy Aguilar llevan la batuta y ordenan lo que hay que hacer. Javier Martínez modera una conversación amable que va más allá de los árboles y de la crisis del clima. Cuando los vecinos se ponen a trabajar cerca del mar florecen las energías afirmadoras de la vida, y Rafael Vergara, desde su balcón, los mira y entiende que su esfuerzo de tantos años no fue en vano. Este parque se caracterizará, en el Pacto por la Vida de Colombia, como un referente de la acción climática de los ciudadanos y servirá de inspiración para otros litorales.

En el malecón del río Magdalena de Barranquilla también florece una nueva vida. Allí el Estado hizo todo bien (salvo la baranda que guía a los paseantes por la ribera). Serán más de 400 hectáreas de parques, zonas de recreación y restaurantes. Los ciudadanos se han apropiado de un territorio hermoso, sembrado de árboles nativos, que bien han desafiado los embates del clima. Inevitable haberse preguntado por qué no lo habían hecho antes. El asunto es que ahí está: ‘del jubiloso porvenir crisol’ como cantara Amira de la Rosa.

Algún día Barranquilla tendría que mirar a su río para adquirir conciencia de su importancia, lo que puede y debe hacer por quienes vivirán aquí en los años más difíciles de la crisis. Algún día Colombia tiene que mirar, con otros ojos, a sus mares y a sus ríos, a su naturaleza prodigiosa y a sí misma.

Está por empezar la Cumbre mundial de Glasgow. ¿Qué se espera de ella? Precisamente que los ciudadanos actúen de una manera más decisiva para la protección de la vida en todas sus formas, que aceleren la descarbonización de la sociedad mediante acciones ambiciosas con los gobiernos locales y faciliten las transiciones que se necesitan antes de 2030. Una nueva gobernanza debe interpretar allí la nueva geopolítica del clima que ya se ha empezado a expresar entre China, Rusia, Estados Unidos y Europa.

MANUEL GUZMÁN HENNESSEY
@GuzmanHennessey

(Lea todas las columnas de Manuel Guzmán Hennessey en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.