Arde Dinamarca

Arde Dinamarca

Los veranos, si acaso, duraban un mes. Este año se rompieron todos los récords.

20 de julio 2018 , 12:00 a.m.

RANDERS. Calor como tal nunca hubo aquí. Los veranos, si acaso, duraban un mes (2 o 3 días por encima de 21 °C). Este año se rompieron todos los récords. Van tres meses de calor, y falta agosto. Ayer, la temperatura llegó a 31,3 °C en Jutlandia. La media histórica de julio oscilaba entre 13 y 21 °C. Todos los medios registran la ola de calor en Escandinavia como un hecho histórico. En Suecia había ayer 80 incendios forestales. En Noruega se rompieron los promedios históricos (32,7 °C en Oslo el 30 de mayo y 31,1 °C en Gotemburgo).

Las consecuencias del calor en la agricultura y la ganadería, los dos frentes económicos más importantes de este país, se miden mediante el índice de sequía (Tør-keindeks). Que alcanzó este año su punto máximo a principios de julio con 10 puntos. No ha crecido la hierba para los animales, pero tampoco los cereales para los seres humanos. Los daneses, que tienen buen humor, se refieren a la sequía de goles de su selección de fútbol, que en el pasado Mundial no los dejó avanzar como querían. Pero el asunto es más complejo. Los empresarios del campo saben que una pérdida de sus cosechas que supere el 50 por ciento los dejaría peor que la selección.

Esperan ayudas del Gobierno, pero nada está fácil en las economías del mundo, asediadas por la incertidumbre. El precio del agua, por ejemplo, que tradicionalmente se medía por el mayor riesgo de sequía, hoy se mide más por la incertidumbre. Por eso, Dinamarca y Holanda, países de bajo riesgo en agua, hoy encabezan este ranquin: 191,71 euros y 132,92. Mientras que los países que siempre han sufrido por el agua, como Italia, España y Portugal, la pagan muy barata: 31,05; 70,96 y 75,61. Tomo datos de State of Green, una alianza público-privada de Dinamarca, de The International Water Association y de la agencia Eurostat, mientras constato que el cambio climático avanza aquí, como en todo el mundo, con su peligrosa manera bipolar de amenazar la vida. Henrik Hansen cosecha con fruición rogando a Thor que llueva, mientras que Soren y Kit Purup tal vez quisieran que se prolongue un poco más aquel verano que cantó Serrat, de “playa y merendero, lleno de extranjeras medio en cuero”.
Otrosí: pocos colombianos conocen tanto del ambiente y el clima como Ricardo Lozano. Quiera Zeus que lo dejen hacer lo que sabe, al frente del Ministerio de Ambiente.

MANUEL GUZMÁN HENNESSEY

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.