Amazonas, 1

Amazonas, 1

Lo del Amazonas no es una alerta simplemente ecológica. Descubre la decadencia de la política global

29 de agosto 2019 , 07:00 p.m.

Dos de los líderes del G7, grupo autodenominado líder del mundo, poco respeto, bien ganado, tienen. No solo entre los suyos, sino entre muchos, especialmente los jóvenes, de sus grandes países y del mundo. Evidentemente, algo anda mal en la conciencia colectiva si ellos son líderes. Y algo puede empeorar si otros, como ellos, lo son en otros países o creen que lo serán.

Lo del Amazonas no es una alerta simplemente ecológica. Descubre la decadencia de la política global, la precariedad de los liderazgos y el declive de una lógica tan simple como primaria: para desarrollarse hay que crecer, para crecer hay que consumir, los límites no importan; si hay que arrasar la selva para que crezcan los negocios, ¡a por ella! Los jóvenes construyen otra lógica. De manera quizá instintiva, comprendieron que la generación de sus mayores fracasó, inclusive en su débil intento de comunicarles a ellos la crisis que vivimos. Y han empezado a organizarse para responder tribalmente frente a la estulticia arrasadora de la vida.

James Lovelock lo intuyó en 2007: solo una reacción tribal nos salvará de la hecatombe. Greta Thunberg es el ejemplo más visible de esta revolución silenciosa y rizomática (como escribieron Deleuze y Guattari) que podrá parar en seco (William Ospina) el rumbo suicida que lleva este tren conducido por ellos.

Porque la era del antropoceno a la que se refiere Manuel Rodríguez en su último libro es en realidad la era de la estupidez suicida y homicida. Si la alerta se produjo en el sur, hay que mirar para el norte, porque es tan solo el síntoma de un pensamiento hegemónico que hoy hace crisis, el del norte.

Cuando se acabe de levantar el tapete del permafrost en el Ártico (y vamos bien) y se libere el metano encapsulado para retroalimentar el carbono de la atmósfera y formar el bucle definitivo, también habrá que mirar para el norte, ahora por partida doble, para ver si nos alcanzan los ojos para parar y volver a pensar en un mundo que pudo ser de otra manera pero que optó por ser lo que ahora es. Barco ebrio (Rimbaud) perdonarán tantas citas.

Acabo aquí, por ahora, y dejo el tema en punta para Amazonas 2, porque habrá que seguir hablando de todo esto, y de Greta, que ya llegó a Nueva York para volver a decirles a ‘los líderes’ (otra vez): no queremos vuestra esperanza.

@GuzmanHennessey

Empodera tu conocimiento

Más de Manuel Guzmán Hennessey

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.