Alegría y Julio

Alegría y Julio

Son ejemplo de compromiso con el país y guía de las nuevas generaciones.

28 de marzo 2019 , 07:00 p.m.

No caben en esta columna los aportes que Alegría Fonseca y Julio Carrizosa han hecho a este país. Hace más de cincuenta años. Probablemente, tampoco caben los sueños que aún les faltan por cumplir. Con más de ochenta años, cada uno, siguen trabajando, día tras día, por la defensa de los ecosistemas amenazados, los ríos, el aire, el suelo y el agua. La manera como señalan lo que hay que hacer es el resultado de haberlo pensado desde el propio comienzo de estas preocupaciones por la naturaleza, la sociedad y la cultura.

Alegría, desde el Congreso, y Julio, desde el Inderena, hicieron las primeras leyes ambientales de este país. Por eso son ejemplos sobre todo lo que significa coherencia de vida y de pensamiento, compromiso con el país, rigor académico y guía de las nuevas generaciones. La Universidad Agraria tuvo el acierto, la semana pasada, de reconocerles su trabajo mediante la máxima condecoración que tiene esta institución, bien llamada la ‘Universidad verde de Colombia’. Reconoce que la educación es el motor de la transición hacia una economía sin carbono.

Interpreto el reconocimiento de la Universidad Agraria a los educadores Carrizosa y Fonseca como la convocatoria a un trabajo de toda la sociedad

El Gobierno ha asumido una meta ambiciosa de reducción de emisiones: 36 millones de toneladas durante el cuatrienio. Pero se necesita una transformación radical de las universidades que reconozca la complejidad de esta problemática, para que puedan cumplirse estas metas. Todos sabemos que desde el siglo XX, paralela a la crisis del cambio global, avanza una crisis silenciosa “de proporciones gigantescas y de enorme gravedad”, como llama Martha Nussbaum a la crisis de la educación.

En los libros del profesor Carrizosa palpita la noción de que el ambiente es la totalidad de lo que nos rodea: lo humano y lo no humano, y subraya que el nuestro, en razón de sus características físicas, químicas y biológicas, es extremadamente complejo. Interpreto el reconocimiento de la Universidad Agraria a los educadores Carrizosa y Fonseca como la convocatoria a un trabajo de toda la sociedad, capaz de sumar muchas voces –universidades, empresas, académicos, gobiernos, comunidades– entre 2019 y 2030, que es el periodo señalado por los científicos del IPCC como el último posible para emprender la transición que requiere la sociedad: cambios de gran alcance y sin precedentes.

@GuzmanHennessey

Sal de la rutina

Más de Manuel Guzmán Hennessey

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.