Un mundo con tapabocas

Un mundo con tapabocas

Aquí nos afecta mucho virus. Urge un tapabocas de cuero contra la corrupción.

24 de enero 2020 , 08:25 p.m.

Está cada vez más difícil el mundo. O más inmundo. Tanto que el tapabocas se volvió una prenda de uso mundial, como la camisa o el saco.

Por estos días, en Wuhan –ciudad en el centro de China, de 11 millones de habitantes– surgió el coronavirus. Y les dañó la fiesta, pues hoy, 25 de enero, allá es el cambio del año lunar, como aquí el Año Nuevo, vida nueva; la gran fiesta de la familia china. No sé si tendrían contratado a Jorge Barón.

Los chinos son alegres pero disciplinados, así que se guardaron en sus casas. Las calles están semivacías y todo mundo, con tapabocas, según dice el colombiano Carlos Oliveros, que está allá (en todas partes hay un colombiano). No habrá muchos abrazos y besos, y el feliz año será por Huawei.

Hay mucho nerviosismo ante el coronavirus, allá y en el mundo. Natural, pues, según la Comisión Nacional de Sanidad local, hasta ayer iban 25 muertos en 29 provincias de ese gran país por esta nueva enfermedad y 830 infectados. Además, había 177 pacientes graves. Dios proteja a ese pueblo y, de todos modos, como dicen los cachacos, feliz año, mis chinos.

Y a cuidarnos todos. A usar el tapabocas, así sea por un resfriado. Si llega de la China, no estornude en el ascensor lleno. Claro que esta debería ser una prenda nacional de prevención, como los preservativos. Aquí nos afecta mucho virus. Urge un tapabocas de cuero contra la corrupción. Es una epidemia que ataca a todo nivel, y por esta mueren de hambre los más pobres. Huele feo, es criminal.

Se necesitan madres gestoras de paz para las salidas de madre. Para mediar entre Uribe y Santos, entre Duque y el comité de paro

El virus del narcotráfico ha contagiado a miles. Yo no sé si él sea inocente o culpable, ojalá lo primero, pero me dio tristeza ver a Jhon Viáfara, famoso mediocampista de la Selección, esposado y de ‘viáfere’ en un avión de la DEA, pues fue extraditado.

En términos futboleros, fue fichado por una corte de Texas, pues dicen que él, que vencía las redes, cayó en las redes de la mafia y es acusado de enviar con el clan del Gol...fo dos toneladas y media de coca a Estados Unidos. Como dije aquí, es inolvidable ese gol desde 30 metros en el estadio Palogrande al Boca Juniors, en la Copa Libertadores de América que ganó el Once Caldas. “Golazo”, gritaron hasta los argentinos. Usen tapabocas, colombianos. Todos, ídolos o no, por más necesidades que tengan.

Se necesita otro contra el virus de la violencia, comenzando por la verbal. Pero la física nos está matando. Ya van 21 líderes sociales asesinados en enero. Ojalá el Gobierno no use tapaojos. La violencia está afectando a la juventud, que tiene fiebre de odio y resentimiento social.

Eso se vio en los encapuchados de las últimas marchas, que deben ser rechazados por todos. Las madres gestoras de paz llevan un mensaje de respeto y reconciliación. Tienen que ser unas ‘garbimbas’, como dicen los muchachos, los que atenten contra ellas. Y, a propósito, como hubo capturas de encapuchados, ¿se sabe quiénes son, o quiénes están detrás de ellos? El país debe saberlo.

Se necesitan madres gestoras de paz para las salidas de madre. Para mediar entre Uribe y Santos, entre Duque y el comité de paro, madres gestoras de paz entre Uber y los taxistas, entre los del metro elevado y el subterráneo, entre barras bravas; dicen que entre las cortes por dentro, que nada que eligen fiscal. Se necesita tapabocas en la justicia.

Y muchos para la envidia, porque estos nuevos ataques en Bogotá pueden tener ese virus, que mata más que el SARS, que el ‘HP1N1’. Aquí, muchos son atacados por el ‘coronabilis’. Necesitamos a la madre Teresa y a todas las madres para curarnos las enfermedades del alma. Tomemos todas las precauciones, empezando por el constante lavado de manos, como hacen muchos políticos. Y no me nombren la madre, ‘coronabiliosos’ foristas.

luioch@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.