Tiro al pichón

Tiro al pichón

Presidente Duque, no afloje. Proteja, por favor, a los defensores de la paz.

01 de noviembre 2019 , 07:31 p.m.

Hoy no estoy para chistes. Así decía mi entrañable viejo cuando había motivos de tristeza en el ambiente o nuestras pilatunas lo tenían con la ceja cruzada. No estamos para chistes, pues los violentos, hijos de Putifar, celebran con muertos y más muertos el día de los difuntos, que es precisamente hoy, 2 de noviembre. Y todos estamos muertos, de veras, de tristeza, o de rabia, o de dolor.

El Día de los Difuntos es para orar por las almas que parten al cielo. Oremos mucho, entonces, pues aquí no para el desfile de muertes por manos criminales. No se detienen las escenas dramáticas de los familiares llorando sobre los ataúdes de sus seres queridos. Porque “a menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd”, dijo el poeta Lamartine. Aquí encierra muchos corazones dolidos, impotentes.

En el norte del Cauca van dos masacres en 48 horas, dicen que causadas por disidencias de las Farc. El martes en Tacueyó, Toribío, un grupo armado y desalmado mató con sevicia a cinco indígenas, entre ellos la gobernadora del resguardo Cristina Bautista, una mujer de 42 años, bajita, pero grande, de temple, ejemplo de superación, quien se había graduado como trabajadora social en la Universidad del Valle y era reconocida como una de las más comprometidas defensoras de la implementación de los acuerdos de paz. Ojo.

Cristina Bautista dijo ese día: “Si nos quedamos callados, nos matan; y si hablamos, también. Entonces hablamos”. Valiente, berraca. Una mártir que se fue defendiendo la paz

“Estoy convencida de que somos más los que queremos la paz que los que quieren la guerra”, había dicho aun sabiendo que los matones pisaban cerca. Y le habló a su comunidad sobre mantenerse en resistencia frente a los grupos armados. Con ella fueron asesinados otros cuatro indígenas: José Gerardo Soto, Asdrúval Gayapú, Eliodoro Iscué y James Wilfredo Soto.

Se dice que fue venganza por un retén, o porque trataron de impedir que se llevaran a dos secuestrados. Yo creo que también han tratado de impedir que se lleven el proceso de paz por delante, y que se lleven su neutralidad y su dominio territorial, pues con ello los narcotraficantes no pueden obrar a sus anchas.

Y el jueves, en la vereda Santa Elena, en Corinto, hombres armados, quién sabe si los mismos o de los mismos, grupos criminales en todo caso, asesinaron a cuatro personas, técnicos de la Fundación Desarrollo de las Ingenierías y las Ciencias de la Salud para la Proyección Social.

¿No será que algunos están practicando tiro al pichón con la paloma de la paz? Porque en días pasados, en Mesetas, Meta, en pleno Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación habían matado a Alexánder Parra, un reinsertado que era ahora un defensor del proceso y de las responsabilidades de los antiguos guerrilleros con las víctimas, y un líder ambiental. Ya van más de 160 reinsertados asesinados, así como más de 600 líderes sociales; este año también van 36 indígenas acribillados.

Lo que se ve es que la seguridad se está deteriorando, desgraciadamente. Le toca al Gobierno, con nuestras Fuerzas Armadas al frente, aplicar la máxima de Cristina Bautista cuando les dijo el 13 de agosto a sus comunidades en Toribío: “Tocan a uno, tocan a todos”. Y los demás, no quedarnos callados. Porque ella dijo ese día: “Si nos quedamos callados, nos matan; y si hablamos, también. Entonces hablamos”. Valiente, berraca. Una mártir que se fue defendiendo la paz. Y eso hay que hacerlo porque si no en este país el día de los muertos será todos los días.

Presidente Duque, no afloje. Duro contra las mafias. En Cauca hay disidencias y narcos unidos. Y proteja, por favor, a los defensores de la paz. Una paz que no es la de Santos, sino la de todos. Somos más los que la queremos que los que quieren la guerra. Dios reciba a las víctimas. Y ojalá una cárcel a los asesinos.

luioch@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.