Reanimación nacional

Reanimación nacional

El episodio del senador puede ser un símbolo para que pasemos todos a las salas de reconciliación.

24 de mayo 2019 , 08:03 p.m.

Así sea tema obvio, es inevitable hablar del caso del senador del Centro Democrático José Obdulio Gaviria, quien sufrió un episodio sincopal y se desmayó en la comisión primera del Senado. El primero en reaccionar y tratar de darle reanimación fue el senador de la Farc Carlos Antonio Lozada, uno de los exjefes de la guerrilla, antes de que llegara Roy Barreras, quien es médico de profesión y le prestó los primeros auxilios.

Por fortuna, el senador Gaviria está recuperado y esperamos que goce de buena salud. Pero el episodio se ha prestado para ironías. Que los del Centro Democrático sí tienen corazón, oí decir; que esto era respiración boca a boca al proceso de paz; alguno de derecha dijo que con esos masajes cualquiera queda parado.

No se conoce el motivo del síncope, pero, con el respeto por el senador Gaviria, en el Congreso debería haber una unidad médica completa. Allí, muchos padres de la plata pueden presentar hiperglicemia, que desemboca en ‘diabetes mellitus parlamentaris’, por exceso de ‘mermeladitus’. Una enfermedad que lleva a la ansiedad, pues ya piden el 20 por ciento del presupuesto nacional. Y, de otro lado, hay algunos que pueden perder el conocimiento por hipoglicemia –es decir que no los conocen ni en sus regiones–, sin van sin cinco pe, el mal que sufre la mayoría de los colombianos.

Tomemos el percance por el lado amable, como decía el Chavo. Lo que hubo fue una demostración de que en este recinto nacional cabemos todos y el sentido de humanidad, a pesar de tanta violencia, afortunadamente no se ha perdido; que por encima de odios y diferencias políticas o ideológicas, en un momento dado, está la vida del otro. O de la otra, como decía un infiel.

Aquí lo que necesitamos es una reanimación nacional, pues, por ejemplo, la JEP viene sufriendo de seiscope, porque el Gobierno le inyectó seis objeciones. Y aunque no ha perdido el conocimiento, necesita respiración boca a boca de la Corte. Necesitamos reanimación nacional y sentido humanitario con las víctimas de la guerra de lado y lado, que están enfermas.

Lo que hubo fue una demostración de que en este recinto nacional cabemos todos y el sentido de humanidad, a pesar de tanta violencia, afortunadamente no se ha perdido.

Son atortolantes los resultados de la encuesta hecha por la Universidad Externado y la Agencia para la Reincorporación (ARN) a 27.000 excombatientes, exguerrilleros y exparamilitares. El 31 por ciento sufre problemas de salud mental: desconfianza, miedo, ansiedad, psicosis, depresión... Con depresión y sin qué echarle, como se dice, pues andan sin cinco pe, ya que tienen dificultad para la inserción a la vida laboral. Y también para el reencuentro con sus familias. Y muchos padecen estrés traumático. O estrés plomático, pues, por desgracia, los están matando: 114 ex- Farc han sido asesinados luego de la firma de la paz. Otros, un 17 por ciento, están en peligro de ser reclutados por las bandas criminales. Y qué decir de los líderes sociales, que también están siendo asesinados.

El panorama es gris. Los territorios dejados por las Farc han sido ocupados por las ‘bracrim’, llámense Caparrapos, caparrabos, elenos, Pelusos o pelados. Y el campo, presidente Duque, está prácticamente en cuidados intensivos, abandonado, sin cinco pe.

Y qué decir de las víctimas del conflicto, que padecieron todas las violencias, incluidas las sexuales. Muchas están solas, con miedos y dolor. Ellas necesitan, senadores y reanimadores de la Farc, JEP, verdad, reparación y justicia. Atención, en todo caso.

El episodio del senador José Obdulio, aunque parezca aislado, puede ser un símbolo para que pasemos todos a las salas de reconciliación, para que dejemos la paz en paz. A ver si somos capaces de sacar el país de la sala de urgencias. Usted puede ser el líder, senador Gaviria, se lo digo de corazón abierto.

luioch@eltiempo.com

Sal de la rutina

Más de Luis Noé Ochoa

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.