Pajita en boca

Ojalá los que mandan no jueguen más a pajita en boca, pues quedamos no en pascuas, sino en ascuas.

18 de diciembre 2020 , 09:25 p. m.

En medio de novenas, tutainas, natillas y buñuelos, hay nostalgia, tristeza en algunos hogares, incertidumbre en otros, preocupación general. Aunque hay muchos que van por ahí como si ya estuvieran vacunados.

Esta Navidad es muy distinta, un poco rara, muy rara, berracamente rara. Desde antes del covid-19 veníamos perdiendo bellas tradiciones, pero ahora, cuando ya unos chatean hasta con el Niño Dios, todo es distinto, menos romántico e inesperado. Se ha perdió hasta la sorpresa.

Pienso, luego explico, por ejemplo, en las tarjetas de Navidad. Hasta hace pocos años las tarjetas con postales de pesebres, árboles, nieve y trineos eran expresiones de fe, de afecto, de gratitud y de amor. Hoy son expresiones de tiempos idos.

El presidente Duque y su ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, están apostando al sí y al no con la reforma tributaria.

Pocos tal vez recuerden las filas en las oficinas de correos para enviarlas a otros países, a otras ciudades, al campo, donde los padres, en especial, bajo la nieve de los años, las recibían con anhelo sacro y ojo húmedo.

Y las cartas al Niño Dios, con letra patoja, con errores de ortografía: “Quiero que por fabor me traigas un carro, así sea de palo”, vi una un día. Con ilusión se dejaban bajo la almohada. Hasta los grandes escribían: recuerdo un borrachito que siempre pedía un par de medias. Ahora, cuando ya casi no se escribe a mano y se ha perdido hasta la letra pegada, se pide todo por mensaje de texto a la velocidad del pulgarcito, pero no el senador aquel.

Y qué decir del juego de los aguinaldos, del 16 al 24. Al sí y al no, a pajita en boca, al beso robado, con amor encendido –imposible hoy por el tapabocas–, a tres pies –que es a lo que dicen unos que juega el Gobierno, con dos pies en Palacio y uno en El Ubérrimo–, a dar y no recibir, como lo jugaba el gran ‘Rocky’ Valdés.

Hoy no se apuesta casi en Navidad, pero los aguinaldos se juegan todo el año. Al ‘peso robado’ apuestan muchas “ratas de alcantarilla”. Y las promesas de justicia quedan en pajita en boca. Al sí y al no juegan Gobierno y sindicatos para el aumento del mínimo. Y casi siempre pierden los que menos ganan, que juegan, sin saberlo, a dar y no recibir. ¿Sí o no? Entendiendo las condiciones de hoy, que haya sapiencia suma.

Arriba juegan. El presidente Duque y su ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, están apostando al sí y al no con la reforma tributaria. El ministro, al sí y Duque, al no. ¿Sí o no? Y todos, en este país de pajita en boca, quedamos no en pascuas, sino en ascuas. La prudencia que hace verdaderos sabios indica que deben ser claros.

A pajita en boca juega el Congreso. No pasó la reforma política, que incluía congelar salarios de los padres de la plata. Nadie quiere perder tan soberano beneficio de más de 34 millones de sueldo, como mínimo. Ganó el no y perdió el pueblo. ¿Sí o no?

Que no sea pajita en boca la reconstrucción de Providencia en 90 días. Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi gobierno y nada te será negado. Oh, Niño omnipotente, que no quede frustrada nuestra esperanza, porque faltan menos de 60 días. Así sea en 180, pero que se haga, y bien, con reconstrucción material y social, con oportunidades laborales y de estudio, con salud digna. San Andrés y Providencia son parte del pesebre nacional. ¿Sí o no?

Permita el Divino Infante que no sea pajita en boca que tengamos la vacuna en el primer trimestre, porque el coronavirus sigue vestido a la nueva ola. Ven prontamente para vacunarnos.

Mucho hemos perdido. Pero no perdamos la fe. Pidamos que los que mandan no jueguen más a pajita en boca, que escojan siempre el sí en favor de la gente. Por favor, no olvidemos la bondad. Hay muchos hogares donde no hay ‘papita’ en boca y Papá Noel llega con la bolsa vacía. ¿Sí o no? Feliz Navidad.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.