Secciones
Síguenos en:
Los amigos secretos

Los amigos secretos

La amistad sincera, desde los líderes hasta los más humildes, podría mejorar esta sociedad.

17 de septiembre 2021 , 08:00 p. m.

Hoy es Día de Amor y Amistad en Colombia. Debería ser planetario. Y que se mezclaran papelitos con los nombres de los líderes mundiales para que intercambiaran detalles. Biden, Putin, Xi Jinping, Kim Jong-un, Maduro, Duque. Sería genial. De golpe esto evite que un día ellos se envíen un misil como ‘regalo’ de muerte.

(Lea además: Era un 11 de septiembre)

Los gobernantes también se deberían dar pequeños detalles de vez en cuando. En ese juego del amigo secreto se usa endulzarle el día a la otra persona, en demostración de que se la piensa, que se está pendiente de ella, que se la quiere. ¿Qué tal que Duque le saliera a Maduro y este le saliera a Duque? ¿Cómo se endulzarían el día? ¿Cómo sería Putin, por ejemplo, endulzándole un día a Biden? ¿O Biden a Xi Jinping, marín de don pingüé?

Y aquí, en el plano nacional, donde el odio, la polarización, la sacada de clavo están de moda, sí que necesitamos de amor y amistad todos los días. ¿Por qué nuestros líderes no juegan al amigo secreto? Me muero de la erre de solo pensar, por ejemplo, Uribe endulzándole el día a Santos y viceversa, pues la amistad sincera es de doble vía. O Pastrana endulzándole el día a Samper o a la ‘visconversa’, como dicen por ahí. O Petro a Uribe. Como estamos hoy, podría ser que se enviaran, si acaso, dulce venganza, o a lo mejor, intercambiarían chocolatinas JEP.

En política, desafortunadamente hay más intereses que amistad. La lealtad, la solidaridad, la sinceridad, la comprensión son más bien escasas. Esto es viejo, como el amor, pero cada vez parece peor. Hoy estamos en una división que hace daño, que envía mensajes perjudiciales, y sería urgente que si no hay afecto, haya amistad entre los dirigentes, que deben ser ejemplo nacional. “La patria por encima de los partidos” y de los intereses personales y de las viejas heridas.

Sería un gesto de grandeza que nuestros líderes se sentaran a una mesa en torno de temas cruciales como las audiencias ante la Corte Internacional de La Haya, así cariño haya.

Suena utópico llegar, por ejemplo, a que los líderes se dijeran lo que dijo Elbert Hubbard, escritor y filósofo gringo: “Un amigo es uno que sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere”. Y te respeta, diría yo. Pero es importante que dejen de regalarse cueros al sol. Sería un gesto de grandeza que nuestros líderes se sentaran a una mesa en torno de temas cruciales como las audiencias ante la Corte Internacional de La Haya, así cariño no haya. El país está de por medio.

Pero estamos en el día del amor en los tiempos del covid. Y hemos estado despidiendo amigos, seres queridos. Hoy no será como otros años, hay vacíos en los hogares y en los corazones. Por ejemplo, aunque por otras complicaciones de salud, se fue un amigo entrañable, de los de verdad, leal, lleno de bondad, como Antonio Caballero Holguín. Ya no estará más físicamente con nosotros, aunque nunca se irá del todo, por su obra y por cuanto significó como ser humano.

En el callejón de las plazas de toros habrá un vacío como de aquí a Madrid. Y en el país, claro. Es que fue una pérdida grande, porque escritores como él, columnistas como él, que dicen lo que piensan, con valor, sin compromisos –genial caricaturista, además–, no nacen todos los días. Fue periodista íntegro, alejado de vanidades, siempre pensando en la gente. Con la montera sobre el pecho, y los ojos húmedos, hago un brindis al cielo. Él fue un verdadero amigo, no secreto, sino visible, dispuesto a enseñar y a servir. Y sé que esta plaza loca que es nuestro país lo despide de pie por la puerta grande, al son de los acordes del pasodoble El Gato Montés.

La vida es una llama al viento. Por eso hoy, Día del Amor y Amistad, debe servir de reflexión. Tenemos que valorar los hogares, la familia y los amigos. La amistad es un principio de paz, convivencia, fuerza común y progreso. Creo que el sentido de la amistad sincera, desde los líderes hasta los más humildes, podría mejorar esta sociedad.

LUIS NOÉ OCHOA
luioch@eltiempo.com

(Lea todas las columnas de Luis Noé Ochoa en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.