Las velas que encendimos

Las velas que encendimos

En Palacio estuvieron las escalinatas llenas de velas porque hay mucho que pedir en este país.

07 de diciembre 2018 , 08:10 p.m.

Anoche, con las velitas, se prendió la Navidad. Por favor, no quemen a los niños, pues es una tragedia que dura toda la vida.

Imagino que en el Palacio de Nariño estuvieron las escalinatas llenas de velas porque hay mucho que pedir en este país. A lo mejor, la velita por las reformas tributarias y de justicia estuvo tenue. Tal vez la de popularidad del Presidente flameó poco, pues como que entró con la mecha húmeda. Pero, como Duque es de espíritu alegre, seguramente cantó una canción que le viene bien, en la voz de Juanma, cuando dice: “Todo pasa y todo queda”... “nunca perseguí la gloria”. “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”. Tranquilos, uribistas, es en la voz de Juanma Serrat, no Santos.

Canta bien Duque, y no lo deben criticar, ya que eso alegra el espíritu. Y necesitamos un Presidente animado. Y, al tiempo, debe apurar el ritmo, pues ya van cuatro meses, y “todo pasa y todo queda”, / ‘y lo nuestro es cantar, / cantar haciendo caminos / sin dejar de gobernar’. “Golpe a golpe, verso a verso...”.

Muchas velas prendimos por la seguridad, el empleo, el presupuesto para la educación pública: se hace camino al estudiar

Este país tiene muchos problemas. La vida no vale nada, dice la ranchera; 126 velitas debimos prender por ese número de líderes sociales asesinados solo este año. Dios ilumine la justicia. Esta es una prioridad, Presidente.

Y más de 2 millones de velitas se prendieron también para que a los del salario mínimo, que viven golpe a golpe y peso a peso, les llegue un aumento justo. Otra prioridad, Presidente, y se gana su serenata.

Muchas velas prendimos por la seguridad, el empleo, el presupuesto para la educación pública: se hace camino al estudiar.

Yo prendí una por todo lo anterior y por que haya paz en este país, pues la semilla está sembrada. Me gusta que Duque ande comprometido, y ojalá no deje que nadie le apague la vela.

Debimos prender otra para que nuestra voz cantante nombre una terna de exmagistrados o de juristas intachables para fiscal ad hoc, no ‘ad dog’, como dice una amiga. Se hace camino al ternar.

Y, a propósito, me conmovió el perro Sully, el bello labrador que acompañó hasta el final –misión cumplida– al expresidente George H. W. Bush. Qué fidelidad, qué demostración de afecto. Estoy seguro de que le rodaron un par de lágrimas por el hocico triste.

Sobre ellos hay películas, libros, millones de historias de amor verdadero. Por ejemplo, un perro que duró dos años perdido y cuando, como por cosa de milagro, se encontró con el amo saltaba de dicha como un niño. A mí me pasó así con una perra que había perdido. Lloramos al reencontrarnos después de largo tiempo. A veces, los perros mueren con el amo o dan la vida por él. En ellos es real eso de “contigo hasta la tumba”. Por suerte, entre los canes no hay clase política, no hay rencores ni desconfianzas, entre ellos no se graban contando plata, ‘mi perro’.

Los perros nos dan lecciones de lealtad y desinterés. A ellos no les importa si el amo es un mendigo o un presidente, lo quieren igual. ¿Y por qué los maltratamos o los abandonamos los ‘humanos’? ¿Y por qué nos odiamos, nos agredimos, nos matamos entre nosotros? Gracias a los de las redes cuando me dicen “este perro...”. O sea, me dicen noble, fiel, tierno. Así que puse una vela por que en esta Navidad se reflexione sobre la tolerancia y el respeto por los demás.

* * * *

Y prendí una especial, con admiración y gratitud, por un hombre de paz, de cultura y tolerancia, el expresidente Belisario Betancur, que escogió ayer para irse al cielo más iluminado. Se fue un ser conciliador y sencillo que quiso a su país. Ya no volverá a pasar por Suaita, como cualquier parroquiano, camino de Barichara, a la que adoptó. Y a la que le hará falta. Y a Colombia. Pero queda su ejemplo.

luioch@eltiempo.com.co

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.