‘Kancuí’ en el Congreso

‘Kancuí’ en el Congreso

Que hayan hundido la eliminación de casa por cárcel para corruptos es una vergüenza.

22 de junio 2019 , 08:36 a.m.

Era de imaginar que la ley contra la corrupción no pasara en el Congreso. Alguien dijo con ironía que era como poner a los ratones a graduar la trampa. Quién sabe, pero cuando el presidente de la Cámara, Alejandro Chacón, explicó su actuación en este penoso enredo, antes de viajar a China, sus colegas lo aplaudieron como si nos hubiéramos ganado la Copa América. Pero el grito en este caso no es ‘¡gol de Colombia, gol!’, sino ‘¡gol a Colombia, gol!’.

Claro que para comer el plato típico de este pobre país, que parece de nombre chino, ‘chan chu llo’, no se necesita semejante viaje. Este plato se combina con un rico vino chino, el pinyin, que en lenguaje parlamentario se pronuncia ‘pillín’.

Es una vergüenza lo que ocurrió. Vergüenza, en chino, es kancuí, y traducido en ‘charlamentario’, yo no fui. Porque, hundida la ley, se ahogó la eliminación del beneficio de casa por cárcel para los corruptos de cuello blanco y uñas sucias. Y ahora todos son Pilatos en sus piletas. Y Songo le dio a Borondongo...

Que al menos paguen prisión efectiva los que se roban los dineros de la alimentación escolar, o los de la salud. O sea, los que matan indirectamente a la gente. Sería justo.

El hecho es que pasaron ocho meses de sueño del proyecto en el Congreso, y no lo iban a sacar en dos días. Además, a última hora se inventaron la figura del falso conciliador, disfrazado de pasaje bíblico. Que era Cristo; que no, que el arcángel san Gabriel Vallejo, hasta que Chacón dio el machacón al levantar la sesión. Kancuí. O sea, vergüenza, como dijo el propio Vallejo.

Este proyecto venía mal, le tenían pereza. Y el Gobierno carecía de poder ante el Congreso. Ya sonaba a kancuí que en el trámite de esta ley hubiera 70 impedimentos, algunos por retrasar, sospecho, pecho. Se dan garra, como dicen los muchachos.

Pero tal vez no había tantos cuando, en esta legislatura, el Congreso impulsó la iniciativa que buscaba que les asignaran el 20 por ciento del presupuesto nacional para manejarlo ellos libremente. Pero tal vez volverán las oscuras golondrinas, en su sesión a volverlo a presentar. Ahí veremos si lo hunden, junto con ese que se viene del Estado de opinión contra el Estado social de derecho. En resumen, una nueva constituyente, cuyos huevitos están bajo la gallina clueca del Uribérrimo, para tumbar las cortes y la JEP. Kancuí.

Fue triste hundir esta ley, respaldada por 11’674.951 votos. Y mancha a todo el Congreso, al que el país ve hoy como símbolo de corrupción. Y eso es injusto porque allá hay gente que trabaja honestamente, que cumple, que saca buenas leyes. Estoy seguro de que sin engrase, le metieron el diente a la ley de la empanada. Ahora hay que ponerle carne y picante, pero eso es pensar en la masa, es decir, en el vendedor informal, en millones que necesitan organización, capacitación y oportunidades. Hay congresistas que piensan que era justa la casa por cárcel, y no devolver la totalidad de lo robado es kancuí.

Que al menos paguen prisión efectiva los que se roban los dineros de la alimentación escolar, o los de la salud. O sea, los que matan indirectamente a la gente. Sería justo. Pero hoy es esperanza inútil, como cantaba Santos. Pero no Juan Manuel, que sí trajo un poco de paz a este país y salvó muchas vidas, sino Daniel Santos.

El presidente Duque, desde ciudad Berna, no el barrio del sur de Bogotá, sino en Suiza, dijo que volverá a presentar un proyecto. Bueno, pero que el Gobierno lo cuide y se emplee más a fondo. Y aquí toca es saber elegir. Y que los partidos tengan responsabilidades políticas por sus pupilos, tan ‘pilos’. Digo pilos, pues si se le agrega una ele, ya suena a insulto. Y que en elecciones se nos recuerde quién es quién. Lo malo es que aquí, en la fiesta electoral hay piñata de votos y caen billetes a chorros. Y, al final, la vida sigue igual, como cantó Sandro.luioch@eltiempo.com

Sal de la rutina

Más de Luis Noé Ochoa

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.