Hablemos sobre la marcha

Hablemos sobre la marcha

Es un derecho ciudadano salir a expresar peticiones y descontentos, y no se debe estigmatizar.

15 de noviembre 2019 , 08:06 p.m.

Habemus papam, se anuncia desde el balcón del Vaticano, cuando hay nuevo pontífice católico. Comparando, y no igualando, ‘habemus parum’. El paro nacional anunciado para el próximo 21 de noviembre tiene en ascuas al país. Es tema de almuerzos, reuniones, trinos y wasapeos. Cómo será que ya se habla más del paro que de James Rodríguez.

Hay de todo, como en botica. Están las centrales obreras CUT, CGTD, LGBTI. No, ellos no son sindicato, pero seguramente irán, con todo derecho. Van hasta pensionados, algunos a quienes ya se les olvidó el último paro; van maestros y estudiantes. También los del Inpec, con su diseño de sonrisa; los de la justicia, los indígenas, amas de casa...
Y perdón si se me queda alguno por fuera, como dijo mi tocayo Noé en el diluvio.

Cada quien en paro y con su reparo ante el ‘paquetazo’ del Gobierno. Que no es Uribe, o un ministro, sino el ‘paquetazo de medidas’, que el Presidente dice que no están en el plan. Y, en general, ante el desarrollo del Gobierno, cuyo carro parece tener agua en la gasolina.

Se necesita que el Presidente se desconecte un poco del Centro Democrático y se conecte más con la gente, que oiga al ciudadano de a pie

El manifestarse está dentro de las libertades constitucionales. Es un derecho ciudadano salir a la calle a expresar peticiones y descontentos, y no se debe estigmatizar. Pero lo que pasa es que aquí siguen la polarización y los odios, además de que hay una ola de marchas violentas, como las de Ecuador o Chile, que causan nerviosismo. Hasta se dice que Maduro puede intervenir. Si se trata de Colombia, a Maduro siempre se le ponen las papas explosivas. Y él nos tira piedra desde donde esté.

Yo no sé si pueda salir, pues tengo una fascitis plantar, que creo viene desde cuando marchábamos contra las Farcitis, pidiendo no más secuestros y paz para Colombia. Por suerte, se logró un histórico acuerdo de paz que, aun con disidencias, en general camina, y se han salvado muchas vidas.

Este 21 es una gran prueba para el país. Es un pulso para el Presidente. Pero una marcha en paz, como tiene que ser, enviará un mensaje de que por el camino civilizado, con respeto a las libertades, se pueden buscar soluciones. Y en estas marchas no hay por qué ir encapuchado, pues lo justo se pide con el rostro descubierto.

Aparte del rostro, el encapuchado, queridos estudiantes, oculta mucho más. No toleren al violento, al vándalo que mancha hasta la marcha; no permitan que dañen lo nuestro, por ejemplo, el TransMilenio, que, con defectos, es de todos, en especial de las clases media y baja, que son las que marchan. Y el policía y el del Esmad no son los enemigos. Les tocó estar de ese lado, pero son vecinos de barrio, compañeros de clase social, de cancha de fútbol. Lo otro ya no será del pueblo y por el pueblo, sino el pueblo contra el pueblo, o sea.

Debe haber un respeto mutuo, parces; y si esa marcha sale una chimba, a lo mejor los oigan. Porque con disturbios, dice el Gobierno que no escucha.

Son importantes las reuniones que ha tenido el Presidente con las centrales obreras. Se ve voluntad de todos para que sea un día pacífico. Dios quiera. Pero el Gobierno tiene que saber que este es un río humano, y cuando el río suena, está lloviendo en las cabeceras. Aquí hay nubarrones.

Se necesita que el Presidente se desconecte un poco del Centro Democrático y se conecte más con la gente, que oiga al ciudadano de a pie; que reconozca los problemas que haya y convoque. Les copio a los que dicen que requiere un acuerdo nacional que le dé un nuevo aire. Está muy bien que mantenga al Congreso en dieta, sin ‘mermelada’, pues la diabetes es una enfermedad catastrófica, pero necesita gobernabilidad.

Invite, Presidente, a Palacio a los jefes de los partidos, a los gremios, a la academia, a los sabios. Puede dar pasabocas suaves. Eso sí, cuidado con el ají chile, que tiene llorando a Piñera.

luioch@eltiempo.com.co

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.