Secciones
Síguenos en:
‘Esto está muy feo’

‘Esto está muy feo’

Duele esta Colombia, donde se mata por parejo, hasta sus músicos. Homenaje don Raúl Carvajal.

18 de junio 2021 , 09:34 p. m.

Mañana es Día del Padre en Colombia, una fecha triste en muchos hogares, porque la señora muerte se está llevando a madres, padres e hijos por parejo. Casi 600 diarios, y ya va llegando a la espantosa cifra de los 100.000. Ayer iban 98.156.

Hoy quiero dedicar esta nota como un sencillo homenaje póstumo a don Raúl Carvajal, un padre valiente, lleno de dolor, pero también de coraje y dignidad. Él murió en Bogotá, de covid-19, el sábado pasado, a los 73 años. Se fue reclamando verdad y justicia por la muerte de su hijo, el soldado Raúl Carvajal, a quien por orgullo y amor lo bautizó con su mismo nombre.

Don Raúl llegó a Bogotá, a la plaza de Bolívar, en febrero de 2011, en su viejo camión Dodge. Traía en él una carga que pesaba toneladas, no para el camión, sino para su alma: traía los restos de su hijo, muerto el 8 de octubre de 2006 en El Tarra, Norte de Santander. Él estaba convencido de que a su muchacho lo había matado el propio Ejército, en el que llevaba 9 años, por negarse a cometer un ‘falso positivo’.

“Esto está muy feo. A mí me mandaron matar unos muchachos para hacerlos pasar como guerrilleros muertos en combate. Yo no los quise matar, yo me voy a retirar”, contaba que le había dicho su Raúl, 20 días antes de la muerte. El covid se llevó a don Raúl sin saber la verdad. Dios le permita al cabo Carvajal en el más allá contarle todo y abrazarlo, adorarlo y agradecerle su lucha ejemplar y tenaz.

Las víctimas de los falsos positivos necesitan conocer aquí, no en el cielo, ese nefasto capítulo, por justicia y por alivio espiritual.

“Esto está muy feo” para todos, para las familias de los más de 6.000 ‘falsos positivos’, que tampoco saben toda la verdad. El expresidente Santos, como debe ser, fue ante la Comisión de la Verdad a contar su versión de lo que pasó y dijo que él ordenó investigar esas atrocidades. Uribe se niega a ir a esa instancia. Triste todo. Las víctimas necesitan conocer aquí, no en el cielo, ese nefasto capítulo, por justicia y por alivio espiritual.

“Esto está muy feo” para nuestro país, donde se mata por parejo, hasta sus músicos. La muerte es la única que anda feliz, bailando, yeah, yeah. El lunes pasado, en Cali asesinaron al cantante y compositor de Buenaventura Junior Jein, quien vivió en su salsa choke, pero también por lo social; con valor civil y protestó por la muerte de los adolescentes en un cañaduzal. “Madre, no llegaré a la cena...”. “Hay sangre en la arena y no es del torero / es de unos chicos que nunca volvieron”, dice su canción ¿Quién los mató?

Lo mataron vilmente. Y el otro día, en Pereira, asesinaron a Lucas Villa, que protestaba bailando. Y en el paro han muerto decenas. Duele esta Colombia que parece andar en silla de ruedas. Todos tenemos que ponernos en pie para exigir que se detenga esta violencia y para que haya justicia.

Yo, por lo pronto, me voy con mi perreo protesta, yeah:

Don Raúl Carvajal apagó su camión, sin saber quién le partió el corazón. Ya estará en el cielo, y al fin tendrá consuelo. Mataron a Junior Jein, y debemos saber quién; mataron a Lucas Villa, y solo quedó una vainilla. Se va mucha gente en un ataúd, la impunidad goza de salud. Y sigue el paro, violento y raro, que ya debe parar y dialogar, porque el covid-19 se mueve, se mueve, mata sin mirar a quién, de 99.000, ya llega los cien, con tristes tres ceros, queridos parceros. Y porque se le metió la violencia, que no tiene clemencia. Yeah. La única resistencia es mucha prudencia y pedir a la dirigencia, la que sabe tocar guitarra, o la que ni la agarra, que se las da de dura, tocar la misma partitura. Yeah. O sea, unión, y grandeza, echen cabeza, tomen las mismas rutas; o si no, nos lleva el... patas. Yeah.

Feliz Día del Padre, y consuelo donde falta un ser querido. Y, por favor, cuídense, no hagan grandes reuniones, “que esto está muy feo”, pues el covid acecha.

LUIS NOÉ OCHOA
luioch@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.