El Polvo, con el sí

El Polvo, con el sí

Es un deber ciudadano, por un futuro mejor. Se trata de obligar a que se cumplan las leyes.

25 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

La corrupción es una epidemia como la malaria, transmitida por el famoso mosquito Anopheles, de la familia de los culicidae. Pero ni Manuel Elkin Patarroyo ha podido descubrir la vacuna. Además, en este mundo al revés, donde el honesto es visto como bicho raro, los corruptos son los que vacunan, sin importarles un ‘culicidae’ el daño que hacen en el alma de la sociedad.

Los pícaros han perdido la moral por llenar el morral. Y cada vez más frescos, sin miedo ni a la sanción social ni a la penal, se llevan al año entre 40 y 50 billones de pesos, que son de todos los que pagamos impuestos, y de los más pobres, a quienes no les llegan las obras, sino las sobras. Y en la cárcel hay pocos corruptos presos; van de entrada por salida o tienen mansión por prisión, porque hoy ellos pueden escoger. ¿Llegará el día en que para los corruptos ir a la cárcel será ‘cana’ al aire?

El mosquito que mata las defensas morales ha venido picando en el ‘anopheles’ a cada vez más representantes del pueblo en las corporaciones públicas: alcaldes, gobernadores, congresistas, concejales y, como la sal se corrompió, magistrados y demás fauna que se cuelga de las ramas del poder.

La epidemia tiene un punto de partida, y de repartida, que es en las elecciones, donde se compra la conciencia. En muchos sitios dizque no se vota por un candidato, sino por un billete, o por varios. Es absurdo que una campaña política para Congreso cueste 20.000 millones. Un baloto. Que llegan a recuperarlos, pues alguien los habrá financiado.

Los pícaros han perdido la moral por llenar el morral. Y cada vez más frescos, sin miedo ni a la sanción social ni a la penal, se llevan al año entre 40 y 50 billones de pesos.

Y, entonces, los niños mueren por desnutrición infantil mientras otros se pegan su pea con la plata del PAE; la gente muere por deficiencias en atención en salud; los campesinos siguen cada día más jodidos, porque no hay vías para sacar sus productos –al pobre se le cierran hasta las vías digestivas–; muchas escuelas siguen mal dotadas, y los gobiernos tienen que llegar a subir impuestos. Es un panorama triste, pero, sobre todo, ofensivo, miserable, pues, además, no hay castigo real en cárceles sin lujos.

Contra todo esto es que hay que salir a votar mañana la consulta anticorrupción. Siete veces sí. “Reducir el salario de los congresistas a 25 salarios mínimos”, yes, porque es un paso a la equidad. “Cárcel para los corruptos y prohibirles volver a contratar con el Estado”, cien veces yes. “Contratación transparente obligatoria en todo el país, que no sea voluntaria”, muchos yes. “Presupuesto público con participación de la ciudadanía”, que es acabar los cupos indicativos, donde el congresista, digamos Mermelindo Hurtado, “indica” el contratista, sí, yes, en español e inglés.

Y seguimos: “congresistas que deben rendir cuentas de su asistencia, votación y gestión”, muchas veces sí, porque corrupción es cobrar sin trabajar, sin presentar proyectos. A unos les da pereza hasta ir a cobrar. “Hacer públicas las propiedades e ingresos injustificados de políticos y extinguirles el dominio”, cien veces yes. Y que las veamos, que sean públicas. “Máximo tres periodos en el poder”, yes, yes. La democracia es rotativa, y eso fortalecerá la participación política, permite que llegue la juventud.

Así que mi partido, el Polvo Democrático, donde nos gusta dar el sí, saldrá en masa a votar. Es un deber ciudadano, por un futuro mejor. Se trata de obligar a que se cumplan las leyes, hacer más transparente la política, la contratación; de enviar un mensaje contundente de que estamos cansados de que se roben el dinero público y todo sea flor de un día; es una expresión nacional de repudio. Y, claro, hay que volver a formr en ética, en respeto a lo ajeno, pues hay que educar al niño para no tener que castigar al hombre. Pero como el hombre se corrompió, hay que castigarlo ejemplarmente. Y ponerles todos los cerrojos a los dineros. Yes.

LUIS NOÉ OCHOA
luioch@eltiempo.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.