El mundo en llamas

El mundo en llamas

Las cifras de Australia conmueven hasta las lágrimas. Los incendios parecen imparables.

10 de enero 2020 , 07:59 p.m.

Ayer, cuando iba a escribir sobre la sequía y los pavorosos incendios en Australia, al encender la pantalla del computador apareció uno de esos bellos paisajes con dos frases que decían: ‘¿Te gusta lo que ves?’. ‘¿Alguna vez soñaste con descansar en tu propia laguna privada?’. Eso será cuando vuelva uno al pañal, pensé. Y había agua azul y arena blanca por todo lado. Un paraíso. Mas, como dice el himno nacional, no sabía “si admiración o espanto sentir a padecer”.

Pues es espanto. Porque lo que vive Australia es infernal. Piensa uno que así va a ser el fin del mundo, en llamas, con sed, un globo crocantico, como dicen en Master Chef. Es el escenario al que el hombre ayuda todos los días a que lleguemos más pronto.

Las cifras de Australia conmueven hasta las lágrimas. Los incendios, que vienen desde septiembre pasado, parecen imparables, pues las llamas tienen todo a su favor: un calor de más de 40 grados centígrados –a la sombra, como dicen los presos– y fuertes vientos. En este momento hay activos unos 200 incendios.

El fuego ha quemado 8 millones de hectáreas –como tres departamentos de aquí– y ha dejado 26 muertos y decenas de personas desaparecidas, ha destruido más de 2.000 viviendas; ha matado, según científicos de la Universidad de Sídney, a mil millones de animales, grandes y chicos. Una tragedia universal.

Y mientras tanto, el mundo también arde, está pendiente de otros fuegos entre Estados Unidos e Irán. Tal vez, una jugada de Trump para hacerse reelegir

Las imágenes estremecen. Los canguros, bellos, veloces, como para concurso olímpico de salto triple, se ven aquí y allí carbonizados, en medio de un panorama apocalíptico de chamizos humeantes. Y, como dijo un cachaco –no es chiste, lo juro–, “qué dolor lo del koala, ala”. Esos marsupiales, como pequeños ositos de juguete –no como los que hizo el Gobierno colombiano el año pasado– han muerto por miles.

La ministra australiana de Medio Ambiente, Sussan Ley, dijo que en el estado de Nueva Gales del Sur, que tenía entre 11.000 y 16.000 koalas en 2018, el 30 por ciento podrían haber muerto.

De ellos no había más de 80.000 en el país. Como muchas especies, han sido arrasados por el hombre. Dice un informe de prensa que unos 8 millones de estos tiernos animalitos fueron cazados por su piel y enviados a Londres hace muchos años.

Para llorar, ala. Pero ahí no para la tragedia. Los camellos, “de elásticas cervices, / de verdes ojos claros y piel sedosa y rubia”, como dijo el vate Guillermo Valencia, están en medio de dos fuegos, pues hoy, unos 10.000 son sacrificados a bala desde helicópteros, ya que estos “hijos del desierto” buscan agua desesperadamente. Y para lograrlo tumban puertas, vallas, equipamiento agrícola, quieren meterse a las casas y tienen sitiados a los aborígenes. Son miles. Todo esto indica que la guerra por el agua en el planeta es ya una realidad.

Arde Australia. Y dicen expertos que lo peor está por venir allí, pues puede haber ciclones. Y mientras tanto, el mundo también arde, está pendiente de otros fuegos entre Estados Unidos e Irán. Tal vez, una jugada de Trump para hacerse reelegir. Él no cree en el cambio climático, tanto que sacó a EE. UU. del Acuerdo de París. Pero, en todo caso, la humanidad entera debe ayudar a los australianos, donde es posible que se ‘queme’ políticamente hasta el primer ministro por su “inacción” ante los incendios. No los dejemos solos.

¿Y aquí? Ya viene el verano. El 29 por ciento del país está en riesgo de incendios. El Ideam pidió reactivar las alertas tempranas. Señores alcaldes: aquí hay pirómanos, hay intereses por apropiarse de tierras, hay poca conciencia a la hora de los paseos de olla y las quemas para sembrar. Hagan campañas, vigilen, alerten. Y cuiden las aguas, que un día no lejano conseguirlas será un camello.

luioch@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.