El aplauso de Uribe

El aplauso de Uribe

Quién iba a pensar ver a Uribe respaldando a Sandra Ramírez, la viuda de ‘Tirofijo’.

24 de julio 2020 , 09:25 p. m.

Aquí seguimos confinados. Y con muchos finados, como dije un día, con respeto, claro, y con dolor en el alma, porque el covid-19 acelera cada vez más. Este jueves amanecimos con otros 315 muertos, entre ellos el admirable y querido Indio Rómulo, “bustedes” lo conocieron. Auténtico, de la pura tierra... Pongo mi sombrero en su tumba. La luctuosa contabilidad llegaba a 7.688 muertos. Duele y asusta. Y aun así, hay unos coronaburros que no usan tapabocas y otros que hacen reuniones.

Por Dios, cuidémonos todos, de cualquier edad. Ya vendrá el día en que podamos salir a disfrutar lo que nos gusta. Pero si nos relajamos, podremos salir, pero para siempre. Así de sencillo, como dijo un billete de mil.

Pero esta es la desgracia de hoy, y el mundo sigue andando, como dice un tango. Y siguen la política y el Congreso virtual, instalado sin instalarlo, por el presidente Duque, quien llamó a la unidad en “un nuevo compromiso por el futuro de Colombia”. Y llamó “esa vieja” a mi querida vieja Aída Avella. Lo cual opacó lo que dijo, pues aquí darle vuelo al desliz, o al desluis, como me decía una amiga, es maña vieja.

Y sigue también otra vieja, la esquelética, en su guerra. A mí me produjo sentimientos cruzados leer dos noticias en este diario el pasado 22. ‘Operación contra disidencias de las Farc termina en tragedia’. Se informaba de la muerte de los militares que perseguían a las disidencias de las Farc en Guaviare y cuyo helicóptero Black Hawk –¿recuerdan cuando llegaron hace años, que no sabíamos ni pronunciarlos?– cayó al río Inírida. Murieron once valerosos miembros del Ejército en la madrugada, pues mientras dormimos ellos trabajan “defendiendo la democracia, maestro”.

Hay que defender con todo a los excombatientes, pues ya han asesinado a 202 de ellos. Y todos tenemos que apoyar a nuestros militares en la persecución de las economías ilegales y las disidencias.

Y la otra noticia, al lado, decía: ‘De pies y manos, seguimos comprometidos con la paz’. Hablaba Sandra Ramírez, senadora por el partido Farc, movimiento político que surgió del acuerdo con las Farc, quien en un hecho histórico llegó a la mesa directiva del Senado. E inclusive recibió el aplauso del expresidente y senador Álvaro Uribe. Quién iba a pensar ver a Uribe respaldando a la viuda de ‘Tirofijo’, él que impulsó, a mechón parado, el ‘No’ al acuerdo con “la Far”, dio el sí. Eso tiene muchas lecturas.

Esas dos noticias interpretan lo que vivimos hoy. Unos que respetan los acuerdos y los defienden en las instituciones desde donde se puede luchar y hacer país, y otros, tramposos y narcos, que siguen causando tragedias y dolor al pueblo, por quienes sigue la guerra.

Yo creo, ya que voy hablando tan serio que hasta me puede aplaudir Uribe, que debemos unirnos y que nos tienen que doler todos los muertos. Murieron 11 valerosos militares, y la expresión de solidaridad debió ser general y grande. Y se necesita reparación y verdad, senadora Sandra. Bravo por estar allí, por la defensa de la paz, pero las Farc sí reclutaban menores y hubo muchos atropellos sexuales. Hay testimonios de sobra.

Eso no se puede negar, como tampoco el enorme beneficio que trajo firmar el acuerdo, y al entregar las Farc más de 8.000 armas, que dejaron de matar y fueron un monumento de Doris Salcedo, en una casa antigua, “la vieja casa esa”, de la carrera 7.ª. con calle 6.ª, llamado Fragmentos, “porque hasta ahora tenemos fragmentos de paz, no recibimos una paz completa”, diría la gran escultora.

Y no obstante lo extraordinario de ese acuerdo, nos falta complementarlo de verdad. Ese tiene que ser el “nuevo compromiso por el futuro de Colombia”, Presidente. Hay que defender con todo a los excombatientes, pues ya han asesinado a 202 de ellos. Y todos tenemos que apoyar a nuestros militares en la persecución de las economías ilegales y las disidencias. Solo así la paz será completa. Y hasta Uribe un día felicitará a Santos.Y se acabará “esa vieja” rencilla.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.