Secciones
Síguenos en:
Sara Sofía es de todos

Sara Sofía es de todos

Debe estar en nuestras oraciones. Que quien la tenga nos la devuelva, que ella ya es de todos.

26 de marzo 2021 , 09:25 p. m.

En las últimas semanas hemos estado con el alma en la mano, pensando qué sería de la pequeña Sara Sofía. Qué lobo espantoso se la llevó. Pienso en qué pasará por la cabeza de una madre, Carolina Galván, quien, según dijo, lanzó la niña al río Tunjuelito, porque supuestamente se le murió en la casa. ¡Dios santo!

¿Lanzó al caño a un ángel como esta hermosa niña que tuvo en sus entrañas, que dice la tía, quien tenía la custodia, reía mucho cuando la mamá iba a visitarla?

Se muere un hijo y los seres humanos padecen uno de los dolores más grandes e insoportables sobre la tierra. ¿Cómo puede una mamá tirar al río a quien era la ternura en persona, de casi dos años, la edad cuando nos ‘matan’ sus risas y sus palabras a media lengua? No lo puede uno creer. Tengo fe en que la niña está viva y en que quien la tiene no pueda más con su conciencia y la presión social y la devuelva.

Pero es un hecho espantoso. Es una muestra de una sociedad enferma, más allá de la pandemia, que necesita ayuda en salud mental. Porque casos de violencia contra los niños se dan por miles. El año pasado, según Medicina Legal, fueron practicadas más de 13.000 pruebas por presunto abuso sexual. Los menores sufren un calvario. Los matan, los violan, los reclutan, los envician. Al menos se aprobó una ley que prohíbe el rejo y la chancleta.

¿Cómo puede una mamá tirar al río a quien era la ternura en persona, de casi dos años, la edad cuando nos ‘matan’ sus risas y sus palabras a media lengua? No lo puede uno creer.

Bueno, pez –como le dijo una pescadita a un pescado–, llegó Semana Santa y Sara Sofía debe estar en las oraciones y en los pensamientos de todos. Y todos debemos pensar en todos. Ya llevamos más de un año con la cruz a cuestas del coronavirus que se ha llevado a más de 2,7 millones de seres in orbis terrarum omnium, como dice el Papa, es decir, en la Tierra. En Colombia, ya la cifra va en 62.519 personas.

El covid sigue repartiendo picos. En nuestro país, en varias ciudades, parece que ya estamos en el tercer pico. Eso significa contagios, enfermos en casa, UCI copadas, más cifras de muertes. El Gobierno hace esfuerzos, pero la vacunación apenas arranca, y lento. Creo que la vacuna por parte de los privados es urgente y se debe acelerar.

La primera palabra de Jesús, “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”, sirve para los que desaparecen niños como Sara Sofía, para los que quieren gravar las pensiones, para los derroches en un gobierno, que luego crucifican al pueblo con reformas tributarias; para los que solo chuzan y no vacunan, pero también para los que se pasan las normas por la faja y hacen fiestas clandestinas, hacen aglomeraciones o no usan tapabocas.

Semana Santa era de reflexión, de ayuno obligado, como en estrato uno. Mi viejo guardaba la chancleta y nos leía la Biblia, nadie blasfemaba, ni siquiera porque se machucara; íbamos a procesiones. Y vigilaban que con las vecinas los muchachos no se dieran el primero o el segundo pico, y de pronto ellas terminara en la u, sí, sumercé. En Semana Santa, nada de pecados de la carne.

Ahora es semana de pasión, vacaciones, diversión y playas llenas. Ese es un derecho respetable, claro. Y estos días, después de largo encierro, son propicios para las palabras “tengo sed”, y “hoy estarás conmigo en el paraíso”. Y seguramente para eso. Pero hay que cuidarse contra el mal del siglo. Y cuidar a los niños y los viejos, pues el covid anda repartiendo cruces.

Por lo pronto, queridos viajeros, a montar en el ‘auto-cuidado’ con freno de mano. Si van a viajar, no solo revisen el carro, sino su salud; no el exhosto, sino la fiebre o la tos, por ejemplo. A disfrutar con prudencia. Dios nos cuide. Además, porque el invierno hace las vías, los ríos, las quebradas más inciertos. Y, por favor, ojos abiertos, que de golpe vemos a Sara Sofía. Que quien la tenga nos la devuelva, que ella ya es de todos.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.