Secciones
Síguenos en:
Los viejitos primero

Los viejitos primero

Deben recibir un trato más digno. Que sea un privilegio ser viejo, antes que ser un estorbo.

En estos días asistí a una reunión de las de ahora, con distanciamiento social y tapabocas, con compañeros que no veía hace casi un año. Se queda uno con los abrazos engatillados. Qué ganas dar un abrazo o estrechar la mano en vez de ese codacito, que es un pequeño aletazo, como un saludo de pájaros, pero sin pico, o, mejor, mejilla con mejilla a las amigas. Además, para darse codo están los políticos.

Pero hay esperanzas de volvernos a abrazar. Se comenzó tarde, pero ya están vacunando, primero, como debe ser, al personal de la salud. Más de 150 médicos y enfermeras han pagado con su vida el cumplimiento de su bella misión. Y después, los adultos mayores, es decir, los viejitos, pues se sabe que ya tienen caídas hasta las defensas, ya que cuando los años pasan, como dice un bolero, el sistema inmunitario se debilita.

Muy bien que los viejos sean los primeros, pues son, ¿o somos?, los más expuestos. Así debe ser para todo. No solo por consideraciones de salud, sino por gratitud por lo que han aportado al país. Los adultos mayores deben recibir trato más digno. Que sea un privilegio ser viejo, antes que ser un estorbo. De hecho, la vejez asusta. A veces se sorprende uno al preguntar, en este país con tantos peligros, a qué le temen las personas: no dicen a las ‘Águilas Negras’ o a los elenos oscuros, a una reforma tributaria, sino a la vejez y a la pobreza. Hay cosas buenas: le ceden a uno el puesto; el viejo produce ternura, y si tiene pensión es más llevadero… y traedero, especialmente si va a cobrar. “La edad también tiene ventajas muy saludables: se derrama mucho del alcohol que nos gustaría beber”, dijo el escritor francés André Gide.

Pobreza e inequidad son pandemia nacional. Les queda de tarea a los candidatos que están en fila más larga que para
la vacuna.

Que las ventajas sean otras. La salud en general, el bienestar, recreación, la economía, la vacuna. Eso sí, sin largas filas. Muchos viejos quieren la china. Entre ternura y risa, como decía una novia en luna de miel con un ochentón, me produjo un adulto mayor cuando dijo estos días que había que felicitar al Gobierno porque vacunaba a los mayores por parejo, sin necesidad de influenza. Supongo que quería decir sin necesidad de palanca.

La influenza es uno de los males a los que más expuestos están los viejos. Además de otros como la culebrilla. Porque enculebrados sí que viven, especialmente en este país del pobre-Ton, con 37 por ciento de colombianos en pobreza y más del 17 por ciento en pobreza extrema, donde se ayuna por obligación, y no por fe.

Entonces no entiende uno cómo este gobierno joven quiere vacunar con un impuesto las pensiones de tres salarios mínimos para arriba, cuando ya les quitan el 12 por ciento para salud, cuando les quitaron la mesada 14 y el aumento fue del 1,6 por ciento, o sea el IPC, mientras a los congresistas les aumentaron 1,7, pero millones. Pobreza e inequidad son pandemia nacional. Les queda de tarea a los candidatos que están en fila más larga que para la vacuna.

* * * *

La Dirección de EL TIEMPO ha sido desempeñada por hombres cultos y respetables. Sobre todo por grandes periodistas que han entendido la responsabilidad de la prensa, en especial la de este diario, en la defensa de las libertades y derechos ciudadanos y, por ende, de las instituciones democráticas. Alfonso Villegas Restrepo, Eduardo Santos, Germán Arciniegas, Roberto García-Peña, Hernando Santos Castillo, Enrique y Rafael Santos y Roberto Pombo, los últimos doce años. Él, con ecuanimidad, inteligencia y carácter, supo mantener a flote la nave con lujo de detalles. Incluso la hizo campeona en las regatas del periodismo digital. Un honor haber sido subalterno y alumno suyo, don Roberto. Y, aunque me digan sapo, suerte al nuevo Director, Andrés Mompotes, periodista veterano, made in EL TIEMPO.

Luis Noé Ochoa

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.