Secciones
Síguenos en:
La camiseta de Colombia

La camiseta de Colombia

Es la hora de la unidad, pues aquí nos jugamos, más que un partido, mucho del futuro.

21 de mayo 2021 , 09:25 p. m.

Es bello cuando uno prende el computador y aparece ese fondo de pantalla con un paisaje verde, un tapete como tendido por Dios, con tal cual flor por ahí, bajo un inmenso cielo azul, con tal cual algodón por allá. Pero solo podemos echar a correr la imaginación por ese oasis, pues el aterrizaje a nuestra realidad es de barrigazo, más desde el encierro por miedo al covid o a un bloqueo.

Lo he dicho. Se necesita un viagra nacional, pues, tristemente, todo se nos está cayendo. Se caen las reformas, se cayó una calificación de riesgo de la deuda del país, se caen las cifras de empleo, se cae la credibilidad en las instituciones, se cae la Copa América, porque también se ha caído nuestra imagen como país. No sé cómo andará la imagen presidencial.

Y en cambio suben las cifras de pobreza, las de lesionados y muertes durante las protestas. ¿Van 57 asesinatos? ¿Van 18 casos de violencia sexual? ¿Más de 850 policías lesionados y un capitán muerto? Hay billonarias pérdidas, destrucción vandálica del transporte, de los bienes de la gente, lo que les sirve en el día a día.

La Copa se cayó por orden público. Eso indica que esta cancha nacional no es apta para jugar. La gramilla de la violencia está muy alta.

Lo de la baja calificación de Standard and Poor’s es preocupante y costoso. Y es una advertencia. Pero lo que más pinta lo que nos pasa es la pérdida de la Copa América. Jamás nos había sucedido. Y cuesta en turismo, en empleo formal e informal –cuando más se necesitan–, en estado anímico de la gente, en momentos de distensión, en oportunidad para los futbolistas y en orgullo como país.

La Copa se cayó por orden público. Eso indica que esta cancha nacional no es apta para jugar, pues, aparte del coronavirus, la gramilla de la violencia está muy alta, hay grandes huecos sociales en el terreno, humo de quemas de buses, hay agua sucia en los arcos, que nos tiramos unos a otros; hay falta de liderazgo en el camerino, y las barras bravas tumbaron las rejas.

Ya fue triste el otro día que el partido de Copa Libertadores entre Junior y River Plate de Argentina, en Barranquilla, se haya jugado llorando por gases lacrimógenos. Y también, que otros partidos tuvieron que jugarse en países vecinos. Duele que el Departamento de Estado de EE. UU. haya emitido un reciente comunicado en que recomienda no viajar a Colombia, por el covid y por la situación de seguridad.

No se puede tapar el sol con un dedo, dijo la luna. A propósito: hay tanta pobreza aquí –23 millones, y 7 en miseria– que la única llena es la luna. Pero, como decía una amiga, yo me resisto a entregarme así no más. Es en la adversidad donde debemos ponernos la camiseta de Colombia. Más que nunca, “la patria por encima de los partidos”. Eso de reinventarnos tiene que ser reto como nación.

Luego de 11 días de lanzarse cohetes y de 232 muertos, Israel y Hamás pactaron una tregua. El Kremlin y Estados Unidos dieron positivo para acercamientos diplomáticos entre sus cancillerías. Ya se reunieron el miércoles. ¿Y nosotros?

Pueda ser que el covid nos haya quitado el gusto, pero no el oído. Hay que escucharnos; “reflexión y acción”, como dijo monseñor Héctor Fabio Henao. Si el director técnico debe mover fichas del ajedrez en su gabinete, que no dude. Se necesita que la diplomacia se ponga la ‘10’ y, sin esconder nuestra realidad, mostrar la cara positiva y contrarrestar la mala prensa. En las protestas, que son legítimas, se escudan infiltrados violentos. Pero aquí hay empresas que resisten, gente que labora, hay campo que no ha dejado de producir, hay academia, hay arte. Y hay un diálogo en el que las partes tienen que ser generosas, realistas y jugar limpio, sin politiquería. Hay que escuchar a las divisiones inferiores, que son los jóvenes que piden a gritos que los dejen jugar. Pero es la hora de la unidad, pues aquí nos jugamos, más que un partido, mucho del futuro.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.