#EstamosJo

Nuestra sociedad está dividida, polarizada y equivocada en sus peleas. Los odios nos tienen jo.

14 de agosto 2020 , 09:25 p. m.

Ya he comentado aquí de la hermana sor Teo, tan decente que dice apenas “nos jo”, ante situaciones duras y complejas, que piensa que solo Dios y la entutelada Virgen de Chiquinquirá las arreglan.

Viendo las noticias nacionales de estos días, cree uno que nos jo. Estoy triste y pesimista hoy, no solo por las 14.145 personas que se había llevado el covid-19, hasta este jueves, sino por todo lo que nos pasa en este país, en que muchas cosas nos tiene jo como sociedad.

Colombia no se ha conmovido lo suficiente por la masacre de los cinco menores de la comuna 15 del barrio Llano Verde de Cali, esa ciudad que hoy no está ‘pachanguera’ sino en duelo. Cinco seres casi niños, entre 14 y 16 años, fueron asesinados brutal y miserablemente, sin saber cómo ni por qué.

Salieron dizque a echar cometas, y a comer caña en un cañadulzal cercano. Ninguno sabía siquiera la canción de Guillermo Buitrago que dice “por una varita e’ caña me van a quitar la vida”. No se sabe si fue por ella, o por qué absurdo los tirotearon y uno de ellos fue degollado. Malditos asesinos. Esos muchachos tal vez solo soñaban con triunfar en las canchas como Rodallega, o Candelo, o Asprilla. Sueños que se truncaron en medio de la violencia y de la pobreza.

Esos muchachos tal vez solo soñaban con triunfar en las canchas como Rodallega, o Candelo, o Asprilla. Sueños que se truncaron en medio de la violencia y de la pobreza.

Hubo consejo de seguridad en Cali con el ministro de Defensa a bordo, hay recompensa de 200 millones para quien dé información seria, y hay equipos especiales de investigación. Todo tiene que terminar en que haya justicia, porque nada justifica una masacre miserable como esta. Otra, que indica que la seguridad en este país se deteriora y esto está cada vez más jo.

La pobreza, que ahora crece más que la caña, es como la pereza, madre de todos los vicios y de todas las injusticias y tristezas. El jueves en este diario se dio a conocer un estudio de Human Rights Watch (HRW) y el centro de estudio de la Universidad Johns Hopkins sobre la situación de los indígenas wuayús en La Guajira. Es crítica, pues carecen de casi todo, en especial de drinking water. O sea, en suaitano, agua potable.

Según los gringos, la crisis de desnutrición se ha elevado allí y piden al Gobierno tomar, no water, sino acciones urgentes para proteger los derechos de esta población vulnerable.

“No tienen acceso a alimentos suficientes ni al agua necesaria para practicar una higiene básica, incluyendo para lavarse las manos, y la información y acceso a la atención en salud es sumamente deficiente”, afirmó José Manuel Vivanco, director para las Américas de HRW. Triste. Ahora con la pandemia del coronavirus están en terrible riesgo. La letalidad ante este mal es la más alta en el país: 64 por ciento. Los wayús están jo.

Y hay un detallito que indigna: en medio de esa escasez, lo que abunda es la corrupción. Apenas en áreas de programas de alimentación, 14 auditorías revelan que se perdieron por el ‘robonavirus’ 30.000 millones de pesos. Un pueblo sin agua en esta pandemia. Y seguramente los corruptos echándosela al güisky. Un crimen de lesa humanidad, ante el que no podemos lavarnos las manos en Bogotá.

Yo creo que la nuestra hoy es una sociedad dividida, polarizada, equivocada en sus peleas y en sus protestas. Los odios políticos nos tienen jo. Por ejemplo, estos días hubo manifestaciones en favor y en contra de Uribe, el nuevo ordeñador de ‘Ubrerrimo’. #UribeEnLibertad. Y también hubo respaldo a la Corte Suprema. Pero no he visto uribistas en la calle, ni #NoMásMasacres, ante la muerte de los niños. Ni un cacerolazo, ni una bandera ni carros pitando. Ni hay reacción política por la situación de los wayús. Esa falta de país unido, que desconoce hasta las instituciones, es aprovechada por criminales y corruptos que matan a la gente a bala y de hambre. #EstamosJo.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.