El regalo de amor y amistad

El regalo de amor y amistad

¿Por qué no almuerzan Claudia y Duque, y Santos y Uribe? Este país necesita reconciliación.

18 de septiembre 2020 , 09:25 p. m.

En medio de esta tragedia del coronavirus, que se había llevado hasta ayer a 23.665 personas en Colombia, y de tantos dramas y tristezas que vivimos, llega el Día del Amor y la Amistad.

Este es un clon de san Valentín, el santo de los enamorados. Muy distinto de san Maletín, el santo de los corruptos, como ya lo escribí. Dice la historia que era un médico romano que se ordenó sacerdote cristiano, por allá en el año 250 después de Cristo. Como en aquel entonces los soldados no se podían casar porque se les dañaba el pulso, el cura ‘se reinventó’, como se dice ahora, y, aplicando el bello lema de ‘haced el amor y no la guerra’, los unía a escondidas en sagrado matrimonio. Pero lo descubrieron, y el emperador Claudio le retiró su amistad y lo hizo decapitar.

Hoy, cuando sin casarse los novios hacen las de san Valentín, creo que este día, comercial y sentimental, viene como anillo al dedo. Recibámoslo con cariño, como dijo mi suegra cuando me la presentó mi novia un día como hoy, cuando se podía ir a oír boleros.

Ojalá esta fecha sea una especie de viagra espiritual, que sirva para levantar en algo el ánimo. Necesitamos motivos de alegría, de distensión, de unión, de afecto social. Necesitamos paliar un poco la tristeza y el duelo en que vivimos en este país donde las flores se usan más para coronas de luto que para ramos de amor; en este país donde unos políticos y sus seguidores no hacen más que invitarnos a tomarnos una pola...rización.

Necesitamos paliar un poco la tristeza y el duelo en que vivimos en este país donde las flores se usan más para coronas de luto que para ramos de amor.

“Si sientes que todo perdió su sentido, siempre habrá un ‘te quiero’, siempre habrá un amigo”, dijo mi amigo Emerson, no el de la fama de la esquina, sino uno de más fama, Ralph Waldo, escritor, filósofo y poeta norteamericano. La frase es bella y debe ser real. Amor y amistad se necesitan aquí entre familias, entre compañeros y vecinos. Entre policías y ciudadanos.

La amistad para mí es lealtad y sinceridad; y no hay que dañarla por intereses personales ni divisiones políticas. ¿Cuánta lealtad hay hoy en nuestra sociedad, en especial entre los políticos? La amistad entre ellos a veces vale menos que un billete de mil falso...

Alegrémonos por este día. Aparte de la amistad sincera, regalémonos algo útil. Con unos amigos nos vamos a regalar un mes sin hablar de Uribe, así le den como regalo de amor y amistad el poder salir de El Ubérrimo.

Necesitamos que este país se regale reconciliación, porque el ácido nacional nos está perdiendo. Urge la unidad. Yo creo que el presidente Duque y la buena alcaldesa Claudia López deben regalarse un desayuno donde no haya nada ácido, si acaso jugo de curubito, y que conversen largo y ‘distendido’, sinceramente; cómo trabajar de la mano, ‘hermano’, en seguridad, en salud, en programas sociales, en creación de empleo, en las cosas que aquejan a los habitantes de Bogotá.

¿Qué tal que almuercen con una receta suave, sin limón, Santos y Uribe? ¿Acaso no fueron amigos? Inclusive, que almuercen los cuatro expresidentes, y que de buenos amigos le envíen un aporte a Duque, que se ve muy enredado, sobre temas delicados: desorden público, empleo, reactivación económica. Los líderes deben dar ejemplo de grandeza, de amor y amistad con este pueblo que sufre, aguanta, y donde el 20 por ciento quedó sin empleo. Por favor, los empleadores que puedan den un puesto de trabajo.

Y entre el pueblo raso tenemos que regalarnos, aparte de amistad, algo sencillo. Ahí está el detalle. Yo sugiero enviarse objetos artesanales, miles de productos que están haciendo en casa hombres y mujeres que perdieron sus trabajos, madres cabeza de hogar que luchan solas; sugiero regalar colombiano, que hay maravillas, nuestra misma música. Pero lo que más pido es regalarnos paz.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.