El tamaño sí importa

El tamaño sí importa

Mientras hay 17,5 millones de personas con hambre, el Congreso, con humor negro, propone curules.

16 de octubre 2020 , 09:25 p. m.

Como el recién liberado expresidente Uribe, yo también estoy pensando en el 22, si Dios permite que el covid-19 nos deje llegar, porque esta pandemia sigue llevándose preciosas vidas. Hasta ayer, en nuestro país, 28.457 personas se fueron a los jardines del cielo. Y en Europa, el mal se está reinventando. Dios ilumine a los científicos y les dé fortaleza a las familias donde el virus se ha colado bajo la puerta.

Estoy considerando lanzarme al Congreso para el 22, donde miles se disputan el favor ciudadano, en mayoría por ‘circuncisión’ especial, para 171 escaños. Sin embargo, un amigo dice que no soy para eso, pues se necesita una carnadura distinta, piel de camaleón, vivir ‘cargado de tigre’, tener buenos principios pero malos finales, etc. ¿Se imagina lo que hay en ese etcétera?

Le dije que allí también hay gente buena, honesta y seria a la que le toca, precisamente, cargar con la mala fama de los que manchan la honorable imagen. Dije que entiendo la política como un servicio social, un apostolado por las necesidades de la gente y por el bien de la patria, una pasión de filántropos. “El humor no tiene cabida allí” fue la voz que salió bajo el tapabocas.

Si yo fuera congresista, con la bandera anticorrupción en alto, buscaría que haya listas cerradas y que el Estado pague las campañas. Ahí hay un germen de la corrupción.

Pero humor sí tienen los honorables padres de la plata. Así sea humor negro. Porque es una propuesta para el Día de Inocentes que en medio de la pandemia, de hambre en el país, de ruina económica, tanto que el ministro de Hacienda amenaza con más impuestos, unos honorables hayan propuesto crear 12 nuevas curules, cada una de las cuales nos cuesta más de 90 millones al mes. Ja, ja, ja, ja, ja.

Chiste cruel. Pero ahí va mi compadre mono, como dicen allá, dentro de la propuesta de reforma política, cuando se necesita es una reforma de los políticos. Le da a uno erre con erre, o sea, risa con rabia, pues mientras tanto el Dane acaba de decir que la pobreza en este país afecta a más de 17,5 millones de personas; que el año pasado, y sin covid-19, las personas en esta condición –que les toca pedir prestado para el pasaje para ir a votar– aumentaron en 661.890; que los que estaban por debajo de la línea de pobreza extrema, o sea que guardan la línea obligados, sumaron otras 728,955.

Aquí hay millones de personas que comen carne cuando sus hijos se la llevan del almuerzo del colegio, pero muchas veces les sale de caballo o de burro viejos. Según el Dane, hay 4,7 millones de personas en esta condición, o sea que, como los pollitos, se acuestan con hambre y duermen con frío, y los honorables no dicen ni pío. Bueno, los congresistas también duermen con frío, pues se dice que ellos se tapan con la misma cobija.

Por todo esto estoy que me lanzo por mi movimiento, el Polvo Democrático. Mis seguidoras me lo piden. Un congresista aquí gana más de 32 millones al mes, más de 35 salarios mínimos, y no sé si se pueda lograr que se los bajen, pues muchos de ellos están acostumbrados es a que se los baje el pueblo. Pero, al menos, que en momentos de angustia haya grandeza y humanidad. Por ejemplo, hoy en trabajo virtual, yo donaría los viáticos –14 millones de pesos– para los bancos de alimentos, que hacen una hermosa labor. Al menos lo de un mes, pues lo que estamos viviendo pone a prueba nuestra bondad, nuestro amor al prójimo. ¿Quién se le mide?

Si yo fuera congresista, con la bandera anticorrupción en alto, buscaría que haya listas cerradas y que el Estado pague las campañas. Ahí hay un germen de la corrupción. Ver que hay más de 17 millones de personas vaciadas, con hambre, conmueve y exige buscar mayor equidad. Y los buenos políticos y el Ejecutivo tienen la llave de la despensa. Por lo menos no aumentar el Congreso, pues en este caso, cuando se gastarían más de mil millones al mes, el tamaño sí importa.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.