Secciones
Síguenos en:
Aprobación y compromiso

Aprobación y compromiso

Decisión de la CPI es un espaldarazo a las instituciones de justicia, a la JEP y al proceso de paz.

29 de octubre 2021 , 08:00 p. m.

No halla uno por dónde empezar, como decía un zancudo sobre un elefante. Hoy hay varios temas sobre el teclado. Está el de la importante visita a Colombia del fiscal de la Corte Penal Internacional, el británico Karim Khan. Y Dios salve a la reina.

(También le puede interesar: Salto triple a la política)

Nos fue very good. Se firmó un acuerdo en el cual se oficializa la salida de Colombia de la lista negra de países en observación por graves crímenes de lesa humanidad y contra los derechos humanos, en la que estábamos desde hace 17 años, 2004, gobierno de Álvaro Uribe, junto a países como Nigeria, Ucrania, Guinea y Venezuela, donde gobierna un guineo.

Me gusta por lo que ajusta, dicen ellas al medirse el brasier. Me gusta porque la CPI vio que aquí se está procurando justicia en los cuatro casos que teníamos para hacer la plana: ‘falsos positivos’, abusos sexuales y crímenes por la condición de género, desplazamiento forzado y promoción y expansión de los grupos paramilitares. No es que haya justicia plena. El camino es largo y culebrero, pero es un reconocimiento a Colombia y a las instituciones de justicia, en busca de que no haya impunidad. Y el documento, firmado por Duque, es también un compromiso de Colombia. Que no se olvide.

Me gusta por lo que ajusta, pues, sobre todo, pone a salvo a la JEP de los permanentes intentos de reformarla, en especial por miembros del Centro Democrático. Es un claro espaldarazo a la justicia transicional y al proceso de paz con las Farc. Quienes creemos que la paz negociada es la vía para que haya verdad, justicia y reparación y para salvar vidas vemos que este es un mensaje fundamental. En ese acuerdo hay garantías para que se blinde a la JEP. Jepajé. Y esto es también una invitación a dejar mezquindades y a unirnos definitivamente. Y tiene que ser un compromiso con las víctimas y con todos los puntos del acuerdo. No hay otra.

Esto es también una invitación a dejar mezquindades y a unirnos definitivamente. Y tiene que ser un compromiso con las víctimas y con todos los puntos del acuerdo.

Hablaba, como político, de varios temas. El otro era el día sin IVA, y Dios quiera que sin covid. Según el Dane, en 2020 había aquí 21 millones de personas en situación de pobreza y, de ellas, 7,5 millones en pobreza extrema. Pues, por lo visto el jueves, parece que la reactivación va viento en popis, que mejoró el empleo, que hay poder adquisitivo. La gente gastó 6,9 billones de pesos en compras. No en cucos amarillos para diciembre o máscaras para el 31, sino en electrodomésticos, tecnología, ropa..., según encuestas de boca de clientes. Se vendió mucho televisor. A mí siempre me ha impresionado el movimiento de televisores. Algunos llevaban hasta tres.

Esto debe tener una explicación sociológica. ¿Reventa? ¿El encierro? ¿El contenido, las novelas, el fútbol, El minuto de Dios? En el campo y en las ciudades, en todo estrato, en cualquier casita, así tal vez no haya nevera o nada en ella, se ve una antena, muchas de ellas ‘parabólicas’, con la tapa de la olla. Entonces hay que pensar en la enorme responsabilidad de la TV con sus contenidos. Les dejo esa inquietud, como dijo Karim Khan.

Los días sin IVA son buenos. Son oportunidad para todos; eso sí, con las medidas de bioseguridad y de seguridad. Porque no obstante los esfuerzos y golpes de las autoridades, ya están atracando hasta por el tapabocas. Es bueno, entonces, aprovecharlos y adelantar las compras decembrinas, no dejar todo para el 24 a última hora, comprando el regalo de la querida suegra, y con la esposa al lado, que casi le da en la JEP.

También pensaba hablar de los niños. Una muestra de esperanza y reconciliación con la vida, a pesar de las tragedias, es verlos a ellos en su fiesta de brujas. Cuidémoslos, porque muchos monstruos los rodean, incluso pared de por medio. A un niño no lo podemos perder de vista. Ellos nos piden paz y amor. Sobre todo protección, por favor. Lo más dulce que debemos hacerles es la vida.

LUIS NOÉ OCHOA
luioch@eltiempo.com

(Lea todas las columnas de Luis Noé Ochoa en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.