close
close
Secciones
Síguenos en:
A votar, jóvenes

A votar, jóvenes

Pueden ser la verdadera renovación y la purificación de la política.

03 de diciembre 2021 , 08:00 p. m.

Se nos va el año. Ya estamos ad portas del Día de las Velitas, que es la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Una súplica: no pongan pólvora en manos de los niños, pues en lugar de iluminarlos, les apagan la vida. Gratitud eterna a mi padre porque cuando yo era niño y quise echar un volador, él se puso como un tote. Gracias mil, porque tengo todos mis dedos y puedo escribir hoy. No marquen de por vida a los niños, dejen el pabellón de quemados para los políticos el año entrante, que no van a caber.

(También le puede interesar: Se refrendó la paz)

Este país, el mundo mismo, desde hace casi dos años ha venido poniendo un surco infinito de velitas para iluminarles el camino final a más de cinco millones de seres que se ha llevado esta pandemia, que nos tiene con el alma encogida y en la incertidumbre.
Ahora, cuando casi le veíamos la cara a la normalidad, se expande por el mundo la variante ómicron. Solo nos queda poner velitas para que la gente entienda lo grave e irresponsable que es no acatar las medidas. El tapabocas se ha vuelto adorno, como las bolas del árbol navideño.

Este 7 de diciembre, toca prender mil velitas por quienes se fueron, por quienes quedamos aún y por este país, en cuyo horizonte hay muchos nubarrones. Pocas cosas hay que animen de verdad, que nos den esperanzas. Ya no funciona bien ni la sacada de pasaporte, que antes, en la era manual, era cosa de un día. Las filas parecen como para viajar a un país sin covid.

Pero sí hay algo bueno. Mañana es la elección, por primera vez en Colombia, de los Consejos Municipales de Juventud. En su lenguaje, queridos muchachos, la responsabilidad es severa, o sea. Puede ser la verdadera renovación y la purificación de la política. Porque hoy aquí, parces, esta ciencia es una chanda. Los partidos son una boleta, un cascarón de producir avales, sin filosofía y sin peso nacional.

Entran a un ambiente insidioso, pero la misión es no dejarse contaminar. Y la responsabilidad de los buenos políticos, porque los hay, es respetarlos y escucharlos.

Poco a poco se ha perdido la disciplina de partido, ese orgullo de pertenecer a una colectividad, de profesar y defender unas ideas. ¿Sabían que se llegó a tener carné de partido? Y primero se pasaba uno de Nacional a Millonarios que cambiar de colectividad. Muchos cambian hoy de bandera política como cambiar de tapabocas. Qué ceba.

Por eso la cita de mañana es cool y urgente. Es una fiesta de la juventud. Como le dijo a este diario el joven candidato Carlos Suárez: "Es hora de pasar de la indignación a la acción". Ustedes, que ocuparán 11.136 curules de juventud en el país, tienen una responsabilidad histórica.

La política es útil, claro, es una ciencia al servicio de la gente. Hoy es un día nice, un hito, con hechos fundamentales. Primero, y por fin, hay igualdad, porque el 49,7 por ciento de candidatas son mujeres. Y ustedes llegan a ocuparse de temas que tengan que ver con la juventud. Una Simba, como decía el rey león.

Pues, temas de juventud son todos. Educación, deporte, salud mental, embarazo adolescente, drogas, medioambiente. Así que sus ojos, su voz, su aporte serán vitales. Pero además, los Consejos Municipales de Juventud son mecanismos de vigilancia y control de gestión pública... Que tiemblen los corruptos. Y ustedes son la interlocución ante la institucionalidad, parceros.

Ustedes pueden partir la vida política en dos. Cuidado. Entran a un ambiente insidioso, pero la misión es no dejarse contaminar. Y la responsabilidad de los buenos políticos, porque los hay, es respetarlos y escucharlos.

Así que a votar, jóvenes, como diría Cantinflas, pues en el voto de hoy puede haber un cambio social que clama el país. Para muchos será su primera vez, inclusive con tarjeta de identidad. La primera vez da nervios, produce temblor meterlo en la urna, pero es emocionante e inolvidable. Suerte y pulso, pelaos. En sus manos está parte del futuro democrático de Colombia, o sea.

LUIS NOÉ OCHOA
luioch@eltiempo.com

(Lea todas las columnas de Luis Noé Ochoa en EL TIEMPO, aquí)

Más de Luis Noé Ochoa

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.