100 días de cuarentena

100 días de cuarentena

Hay que recuperar la economía y el empleo. Pero, sobre todo, hay que recuperar la sociedad.

03 de julio 2020 , 09:30 p.m.

Llegamos a los 100 días de cuarentena, con mi cuarentona. Con Adriana, los niños y yo, como decía Pastrana el joven, recordado por la silla vacía del Caguán. Y ha pasado de todo. No con mi cuarentona, sino en Colombia. Y en el mundo. Pero pensemos en nuestro país, en el que todos los días se nos toma la temperatura, y se la toman a la salud, a la economía, al empleo, a la popularidad presidencial, que casi entra a la UCI en la última encuesta.

Todo es distinto hoy en esta sociedad. ¿Cuándo se pensó, por ejemplo, que a los más vaciados, en “extracto bajo”, como dijo uno del 1, se hablara como en la diplomacia, de protocolo? Pero sí. Todos debemos cumplirlos. Aunque a muchos les importe un protoculo. Que los sancionen duro. Esos son los que causan más daño.

Y ahí vamos, con miedo, repitiendo telenovelas de hace 15 años, comprando en línea, con el Centro Democrático investigado y Uribe montando a caballo; en olor a alcohol, todos, casi todos, con la cara cubierta como vándalos en las protestas, con distanciamiento social, sin beso en la mejilla, sin sonrisas, y millones sin trabajo, pues en mayo el desempleo reventó el termómetro al llegar a 21,4 por ciento.

Se necesita que el Gobierno ponga el lomo, acompañado de una guarnición verde de subsidios, con aceite de Olivia, como decía Popeye el Marino. Esta industria no puede morir a fuego lento.

Esa será la tragedia nacional de los próximos meses, pues centenares de empresas, sobre todo pequeñas, cerraron, otras tantas han presentado ante la Superintendencia de Sociedades solicitud de insolvencia.

El empleo será el reto de los empresarios y el Gobierno. Por lo pronto, el Presidente ahí va, capoteando los efectos del virus, con su programa de TV Prevención y acción, a las seis. Yo creo que lo suspenderá cuando descubran la vacuna.

El covid-19 es un mal terrible. Ya amanecíamos el viernes con la cifra de 3.641 muertos por esta causa. Solo el jueves se llevó a 171 personas. Claro, se han recuperado más de 45.000.

No hemos llegado al pico, pero hay que apostarle al futuro. Por ahora, en varios renglones se está pensando en planes piloto. Se implementa un piloto para los aviones. Y otro piloto de la estufa, para los restaurantes.

Estos se están quemando. De todo mantel, en especial los de almuerzo ejecutivo y ‘corrientazo’. Pero hasta los hermanos Jorge y Mark Rausch cerraron cinco de los suyos por no poder cumplir con obligaciones laborales y pagos de arriendos. Pusieron la tabla: ‘Cerrausch’. Otro famoso, Harry Sasson, también cerró Balzac. Como vamos, se cerrará hasta el restaurante de Harry Potter. Eso es desempleo. El maldito virus ha llevado a que a los empleados de los restaurantes les pasen la carta. Triste.

Se necesita que el Gobierno ponga el lomo, acompañado de una guarnición verde de subsidios, con aceite de Olivia, como decía Popeye el Marino. Esta industria no puede morir a fuego lento. Ellos ya tienen listo, por ejemplo, un filete de res al pasillo, un bisctec con distancia social, pechuga rellena al aire libre, mi plato preferido.

Son 100 días para la historia. Y toca seguir cuidando la vida y echando pa’ lante. Pero, aparte de la recuperación de diversos sectores, se requieren ‘prevención y acción’ en otros frentes. Porque en el encierro no podemos dejar de ver el otro país. Conmueve que este año vayan 121 crímenes de líderes sociales; van 113 feminicidios; cómo así, por Dios, que no es solo una niña indígena violada por militares, sino varias. No digamos que es el Ejército. No. Pero ante estos casos hay que estar firmes, y que haya justicia. Y el abuso sexual contra menores estremece. Ha bajado durante el aislamiento, pero Medicina Legal atendió 2.451 casos entre el 25 de marzo y el 23 de junio.

Hay que recuperar la economía y el empleo. Urgente. Pero también, la confianza. Sobre todo, hay que recuperar la sociedad. ¡Qué tal el reto! ¿Quién se le mide a ser el piloto del país en 2022? Lo veo.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.