Cuando empezó la caída de Pablo Escobar

Cuando empezó la caída de Pablo Escobar

Como lo sabe el país, a través de rastro telefónico se logró ubicar en Medellín a Pablo Escobar.

02 de diciembre 2018 , 11:27 p.m.

Como lo registró EL TIEMPO el martes pasado en su sección Hace 25 Años, la noche del 27 de noviembre de 1993 viajaron con destino a Alemania la esposa de Pablo Escobar y sus dos hijos, con el fin de buscar asilo en ese país.

Estos hechos previos a la muerte del capo (ocurrida el 2 de diciembre) el país debe conocerlos. El día anterior, el director de la Policía me encomienda, como director de la Dijín, contactar al agregado policial en la embajada de Alemania para que llame a la policía del aeropuerto en Alemania y por ningún motivo la familia de Pablo Escobar pise territorio alemán.

Gracias a la significativa gestión del agregado policial de Alemania se logró que la familia se devolviera a Bogotá. Se conocía, por inteligencia, que el jefe del cartel de Medellín, al salir su familia para otro país y lograr el asilo, haría activar varias bombas en distintas ciudades del país y habría muchos muertos y destrucción de edificios.

Cuando la familia del capo llegó al aeropuerto El Dorado, procedente de Alemania, la Fiscalía le retiró los escoltas asignados. Esta oportunidad fue aprovechada por la Dijín, en cabeza del suscrito, para indicarles que la Policía les garantizaría la seguridad, siempre y cuando aceptaran ubicarse en una habitación de Residencias Tequendama, lo que se logró.

Cuando la familia se acomoda en Residencias Tequendama, en el sótano se instala una sala de interceptaciones telefónicas que logra rastrear las llamadas desesperadas del hijo del capo a su padre, en Medellín, que se hacían desde el teléfono fijo de la habitación. Como lo sabe el país, a través de este rastro telefónico, se logró ubicar en Medellín a Pablo Escobar.

Esta reseña nos indica que con constancia y dedicación –con el uso de la inteligencia técnica y no de fuentes humanas–, la policía logró desmantelar el cartel de Medellín y dar de baja a Pablo Escobar, para terminar así la horrible noche de violencia y terror que por muchos años azotó el país.

Colombia está en mora de reconocerle a la Policía el trabajo que realizó, con el sacrificio de miles de policías y civiles, para lograr la ubicación del capo de capos.

GENERAL LUIS ENRIQUE MONTENEGRO R.
Exdirector de la Dijín

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.