Secciones
Síguenos en:
Migración: visiones desiguales

Migración: visiones desiguales

La migración es enfrentada en las cumbres no como tragedia, sino como parte del juego político.

20 de noviembre 2021 , 09:53 p. m.

La UE tiene 4 millones y medio de kilómetros cuadrados y 450 millones de habitantes. Sin el Reino Unido, la mayor parte del territorio y de los nacionales está en el continente, con algunas islas, colonias y excolonias en ultramar. La migración legal e ilegal hacia Inglaterra desde la UE y desde fuera de ella se ha reducido drásticamente, y las islas británicas sufren de escasez de conductores de camión, personal de servicio en las estaciones de gasolina y falta de mano de obra en el agro y las labores urbanas menores.

En la frontera Kuznica-Bruzgi, de Polonia y la UE con Bielorrusia, se vive una crisis de migrantes forzosos. Los medios y ONG reportan 5.000 adultos y niños varados en medio del clima cada vez más frío e inclemente de los bosques de Grodno; serán 8.000 en el próximo futuro. Llevan meses y han ocasionado la intervención, al menos oral, de Rusia. Putin ha dicho que la UE viola los derechos humanos de los iraquíes, kurdos y asiáticos que acampan unos y simplemente sobreviven otros en ese cuadrilátero de violencia que ha sido por siglos el área que delimitan Minsk, Kiev, Varsovia y Vilna.

También cerca está el enclave de Kaliningrado, antes Königsberg, cuna de Kant, ocupado por la URSS en abril del 45 y entregado a Stalin por Attlee y Truman en Potsdam. Es la avanzada rusa en la frontera de la UE y sede de la poderosa Flota del Báltico. Al presidente de Bielorrusia desde hace 27 años y aliado de Putin, Alexander Lukashenko, lo sancionó la Cancillería europea por violación de los derechos humanos después de exilios, represión violenta y detención de opositores al mejor estilo de Ortega y Maduro. También dijeron los europeos que la crisis migratoria era fabricada para esconder las violaciones y, agregaron los norteamericanos, para distraer los movimientos militares rusos, posible prólogo de otra invasión a Ucrania. UE y EE. UU. ampliaron las sanciones al transporte y al turismo.

Lukashenko, acusado de iniciar una “guerra híbrida” con la UE, amenazó con suspender el paso del gas ruso. Polonia quiere consultas del artículo 4 de la Otán y hace alambradas, operaciones en redes sociales y presencia militar. Alemania, destino de los migrantes, está con la señora Merkel en interinidad.

En América, el daño de Trump es irreparable. Solo la cooperación de EE. UU. con México y Centroamérica es solución a la migración ilegal. Mientras, seguiremos viendo caravanas por Guatemala y Honduras, niños atascados en México y camiones sin chofer en Virginia. Pero cuidado con la cifra: según la Oficina de Protección Fronteriza, son 5.000 los inmigrantes ilegales detenidos diariamente: los mismos del problema en Polonia, ¡pero al día!

Colombia y Panamá fijaron en 650 los migrantes diarios de paso, la tercera parte de los que realmente cruzan: así, ¡cada semana se alcanza el número de los atrancados en Bielorrusia! Tenemos en nuestro suelo 3 millones de venezolanos con la cuarta parte del territorio europeo; 400 al día pasan ilegalmente por las trochas. Esta migración forzada también tiene como telones de fondo los DD. HH., la violencia y la delincuencia fronterizas, el gas, la delimitación marítima y la geopolítica.

La migración es enfrentada en las cumbres, las ONG y los cheques de ayuda, no como tragedia de seres humanos que son perseguidos o que tienen frío, hambre y enfermedades, sino como parte del juego político. La decisión audaz de otorgarles estatuto de emergencia a los venezolanos en Colombia es ejemplar, como lo fueron los generosos esfuerzos del gobierno anterior para acogerlos y darles atención en salud, educación y empleo. El costo es enorme y sin colateral internacional que valga la pena.

Qué ironía: los viejos británicos, por falta de choferes de carrotanque que les lleven el combustible, van a sentir el mismo frío que los potenciales conductores afganos atascados con sus familias en Grodno.

LUIS CARLOS VILLEGAS

(Lea todas las columnas de Luis Carlos Villegas en EL TIEMPO, aquí).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.