Despolitizar para reconciliar

Despolitizar para reconciliar

A cada decisión pública, concreta, se le montan colectivos y opinantes de redes.

04 de junio 2019 , 07:04 p.m.

Las ideologías y los partidos políticos se usaron para solucionar un problema de comunicación entre los gobiernos y las personas, cualquiera que fuese su grado de libertad o de ciudadanía. Se agruparon, por vía general, distintas maneras de hacer las cosas en el Estado, de administrar los derechos y los ciudadanos, de repartir las libertades y los bienes privados y públicos, de gobernar colectivamente o más bien privilegiando intereses y conveniencias individuales.

Se endosaba, a través de elecciones, de revoluciones o simple autoritarismo, la capacidad de decidir sobre el conjunto de asuntos comunes, a partir de la manera como esa cabeza había sorteado o proponía sortear un evento como una guerra, una peste, un alzamiento, una independencia, una reforma laboral o tributaria, una decisión sobre género o minorías.

Debe haber acción política, no solo estridencia política. La política ha de ser eficaz y no solo ruidosa.

Los asociados tolerábamos dentro de límites, hasta que un nuevo cambio sucediese por cualquiera de las vías mencionadas. Ya no. Cada vez se endosa menos por vía general y se participa más por vía específica. Una carretera que se dejaba a decisión del liderazgo estatal, hoy debe ser ‘consultada’ por cualquier método, formal o no, con el grupo social que tenga interés en ella. Las redes sociales han irrumpido en la comunicación entre Estado y ciudadanos, y al mismo tiempo han reemplazado la representación por la participación directa y para cada caso de los enlazados.

No se sabe cómo evitar el miedo o la mentira ni qué tan amplia debe ser la cobertura de la participación, caso del Liceo Francés de Bogotá, donde opinaron por redes no solo los concernidos en el tema de disciplina y padres de familia, sino todo el que tuviera algo que decir, así sus hijos estudiasen en otra parte. Aquí hemos tomado ese camino diferente: se quiere participar más en asuntos concretos y endosar menos, pero desde el liderazgo se politizaron esos asuntos concretos; a cada decisión pública, concreta, se le montan colectivos y opinantes de redes, cosa que estaría bien si no fuera porque las razones de conveniencia se reemplazan por el origen político de la decisión y se acude con frecuencia al miedo y la mentira para justificarla o archivarla.

Para la construcción de hospitales y aulas educativas, la administración del sistema de salud, la reforma pensional, la exacción tributaria, si se extradita o no, si se fumiga con aviones o no, si se respetan los derechos humanos o no, si se exploran nuevos yacimientos mineros y energéticos con nuevas tecnologías, si desarrollamos más conectividad o no, esta sociedad ha caído en el remolino de decidir polarizadamente, y no con base en la conveniencia colectiva o en la participación de los interesados.

Debe haber acción política, no solo estridencia política. La política ha de ser eficaz y no solo ruidosa. Y la política también debe dejar amplios espacios para que se tomen decisiones sin su interferencia, especialmente en el sector privado, hoy también presa de la politización permanente de la que debiera liberarse. Que la política fluya en los asuntos en los cuales es conveniente el endoso, como leyes y actos legislativos, grandes reformas, y que salga de las decisiones técnicas concretas que necesitan el fisco, las regiones y grupos de población para su desarrollo y que están frenadas porque su ejecución deja bien parado a quien las propuso atrás o tienen un costo en prestigio que la vanidad impide pagar al sucesor.

Solo la humildad de saber que cuatro años significan muy poco en la historia permite que se continúe con las buenas iniciativas y se propongan otras aún mejores que en el 2022 y el 2023, brevísimos plazos, sean continuadas por los que lleguen.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.