Café: buen momento

Café: buen momento

Producción cafetera ha variado en volumen e ingreso, pero no en la extensión total dedicada al café.

21 de octubre 2020 , 09:25 p. m.

Levantadas las restricciones de movilidad, es un placer visitar zonas cafeteras semiurbanas de Caldas, Risaralda, Antioquia, Valle, Tolima o Huila. En las plazas de los pueblos, la actividad es visible: los almacenes de provisión agrícola muestran gran dinámica, los establecimientos bancarios, colas; el transporte intermunicipal está activo y las plazas de mercado, surtidas y con demanda.

Aunque el sector rural en estas épocas virales está más vital, en general, que el urbano, hay que echarle una mirada especial al café, pues goza de un buen momento. No es bonanza aún, pero sí hay mejores precios internacionales, buena tasa de cambio, buen precio interno, bajos intereses, baja inflación y más productividad. El país no puede olvidar que el café es “capital social estratégico” que, si bien ya no pesa en la macroeconomía lo mismo que hace 30 años, sí es motor de estabilidad rural, de empleo y de prosperidad del campo, fuente de ocupación territorial y de redención de zonas que estaban en manos de la ilegalidad hace apenas una década, en áreas del Cauca, del Huila y de Nariño, del Tolima, de la cordillera vallecaucana, antioqueña y de los Santanderes. El Eje Cafetero ya no lo es tanto; evolucionó en los años posteriores al terremoto de 1999 de la agricultura a los servicios, especialmente comercio, entretenimiento, turismo y logística.

La producción cafetera ha variado en volumen e ingreso, pero no en la extensión total dedicada al café ni en el tamaño de las fincas. Este todavía se cultiva en 2 hectáreas por propietario. La producción total anual pasó de 8,9 millones de sacos en 2010 a 14,8 millones en 2019 y probablemente a una cifra cercana en 2020. El valor de la cosecha fue en 2010 de $ 4,3 billones de pesos y en 2019 de $ 7,3 billones.

Sin aumento del área sembrada, estas cifras quieren decir que la productividad cafetera aumentó de 11 sacos de café verde equivalente por hectárea a ¡20 sacos! ¡La bicoca del 82 % en una década! Se requiere haber tenido buen gobierno, amigo de los cafeteros, como el de Santos, buenas instituciones como las que poseemos y buenas administraciones en la Federación, ojalá con buena memoria.

No hay otro renglón de producción agropecuaria que haya logrado este avance, hoy remunerado en primas por diferenciación de calidades y orígenes. El mercado terminó reconociéndole al contrato C de la Bolsa de Nueva York cincuenta centavos de dólar más, en promedio, como bonificación a cada libra de café suave colombiano en lo que va de este año. Está bien, porque no obstante los logros en productividad y en nichos, los ingresos por exportaciones el año pasado fueron apenas quinientos millones de dólares superiores a los de 2010, siendo los sacos exportados casi el doble. Por eso no puede hablarse de bonanza aún, pero sí de segmentación creciente. Pero arroba a $ 110.000 no está mal...

Hay que persistir en el aumento de la productividad y de la diferenciación; dan igual valor agregado que la tostión, liofilización u otros modos de industrialización del café, con menores costos, y con llegada del ingreso directamente al pequeño productor.

Roberto Vélez, gerente de Fedecafé, ha ejercido bien su responsabilidad, siguiendo la tradición de sus antecesores. Ha innovado, presionando en público a los tostadores para que reconozcan una mejor remuneración al café suave de calidad, producido social y ambientalmente de manera responsable; y pese al escepticismo de muchos, lo ha logrado.

Si a esto sumamos su éxito en productividad, Vélez tiene la autoridad para proponer un Cuerpo o Consejo Técnico Agropecuario que fije y recomiende para el campo políticas de largo plazo en asuntos como el crédito, la asistencia técnica, la infraestructura y aun los subsidios a la producción y a las ventas externas. Una especie de Conpes para lo rural, compatible con los acuerdos de 2016, moderno, con conocimiento técnico de los mercados y de nuestras potencialidades de paz y de prosperidad en el campo.

Luis Carlos Villegas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.