Secciones
Síguenos en:
¡Ay! El Caribe

¡Ay! El Caribe

Cuba, Haití y Nicaragua nos conciernen.

18 de julio 2021 , 02:27 a. m.

Hay colombianos que no creen que seamos Caribe. Empiezan a llamar “costa” a los territorios de Barrancabermeja hacia el norte. Creen que el vallenato es un aire de la sabana cundiboyacense. Pasan el año nuevo en Cartagena, pero pocos sienten ser parte del más importante redondel estratégico del hemisferio, en el que Colombia tiene costas, islas y un mar propio, la mitad de extenso que todo el país continental. Si le sumamos lo que nos pertenece en el Pacífico, tenemos una extensión similar en mar y en tierra.

El Caribe ha impactado a Colombia desde antes del siglo XV. Los caribes ya eran viajantes y colonizadores de sus islas y costas. Durante la Conquista y la Colonia, España y el Nuevo Mundo se unían a través del Caribe; incluso, la relación peninsular con sus enclaves de Asia y Oceanía se manejó llegando a Veracruz, costa este de México, desde la ribera del Pacífico.

Cuba ha sido centro estratégico siempre; galeones españoles, acorazados norteamericanos, gritos tardíos de independencia, capítulos misilísticos de la Guerra Fría y autoritarismo han acompañado a la isla junto con su revolución comunista de mediados del siglo pasado, exportada a nuestros lares.

Haití, cuna de bravos taínos y tierra libre para valientes negros, ayudó a Bolívar en su campaña sin tener los medios, recuperado apenas de los caprichos de Napoleón y su hermana Paulina. Haití ha sido invadido en múltiples ocasiones con la excusa de ser incapaz de poner orden en casa. Compartir isla con los dominicanos no es fácil para ninguno de los dos; hay tensiones por comida, agua y energía y presión de migración ilegal y narcotráfico. La tentación autoritaria ha sido una constante.

Nicaragua, con su costa Mosquitia caribe y sus ambiciones sobre San Andrés, Providencia y sus recursos, ha disfrazado el autoritarismo con una fallida revolución que los EE. UU. toleraron con Ortega; hasta TLC le dieron. Los intentos por abrir un nuevo canal interoceánico usando la Mar Dulce han aumentado las infames ambiciones territoriales nicas. Su presidente y la primera dama de turno han retrocedido ese país cien años en el calendario, con asesinatos y desapariciones de la oposición, corrupción presidencial galopante y ánimo ebrio de eternizarse en poder.

Cuba está estrenando protesta social. En el blanco Capitolio de La Habana se puede ver gente gritando “libertad” y “cambio de régimen”. La reacción de Díaz-Canel fue reencauchar a Raúl e incitar a los amigos de la revolución a enfrentar por la fuerza a los manifestantes, a quienes llamó mercenarios. Raro: si una democracia actúa contra quienes la amenazan, la comunidad internacional abre pliego de cargos; si es Cuba, la represión violenta de la protesta no logra que esa comunidad internacional actúe en contrario con decisión. La reacción favorable de Biden a las marchas ya levantó la voz de Rusia, pidiendo que no haya injerencia. Colombia y Cuba están unidas por el esfuerzo de paz, pero separadas por la falta de libertad democrática allá y en Venezuela.

Haití ha visto caer asesinado a su joven presidente, que no fue elegido de manera legítima. Buscaba cambiar las cosas como todos los autoritarios, sin éxito. El papel de los exmilitares colombianos en su muerte no está claro aún; no sabemos si defendían o atacaban, ni a quién. No se ha establecido toda la responsabilidad local en el complot. Colombia y Haití están unidos en la incertidumbre. Debemos investigar los hechos con rigor y controlar a los apetecidos veteranos nacionales.

Nicaragua sigue presentando argumentos torticeros contra nuestros cimientos caribeños. Las reivindicaciones judiciales ayudan a Ortega y sra. a mantenerse. Para lo que viene, el carácter de dictadura del gobierno de Ortega incidiría más en nuestro favor este año y los siguientes que nuestra pertinente salida de la Corte de La Haya.

Cuba, Haití y Nicaragua nos conciernen. Debemos influir para buscar estabilidad y democracia en el Caribe y defender nuestros intereses.

LUIS CARLOS VILLEGAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.