Tumbada anunciada

Tumbada anunciada

Perder un ministro por incompetente, al año y medio de nombrado, es un golpe mayor.

08 de noviembre 2019 , 07:12 p.m.

Cuando el presidente Iván Duque anunció que el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, era el nuevo ministro de Defensa, ciudadanos del montón, que están mejor informados de lo que creen los gobernantes de turno, pusieron el grito en el cielo. Porque sabían que el nuevo funcionario, experto en comercio e importación y exportación de mercancías, no sabía, y no tenía por qué saber, acerca de cómo funcionan en el país las Fuerzas Armadas; mucho menos, cómo manejarlas, cómo dirigirlas, cómo organizarlas.

Esa ignorancia se hizo evidente con sus primeras declaraciones sobre las tragedias que ensangrentaban a diario el país. Después, un error mayor, mucho más grave, fue atribuir la muerte del exguerrillero Dimar Torres a un forcejeo entre él y un soldado.
Cuando lo que realmente sucedió, como lo relata Semana con pelos y señales, fue un asesinato planeado con mucho cuidado por un coronel y llevado a cabo por unos soldados que, luego de asesinar por la espalda al exguerrillero, cavaron una fosa para ocultar el cadáver.

Comencemos por saber que el 9 de abril de 1948, día en que fue asesinado el jefe liberal Jorge Eliécer Gaitán, nacía en una clínica de Bogotá Guillermo Botero. Con el tiempo llegó a ser un joven estudioso y aplicado. Y, después de graduarse de abogado en la Universidad de los Andes, se especializó en comercio y en exportación de flores. Durante diez años manejó a los floricultores.

En 2003, cuando el presidente Álvaro Uribe nombró ministro al director de Fenalco, Sabas Pretelt, los comerciantes nombraron a Guillermo Botero para reemplazarlo. Y él fue, durante diez años, presidente de Fenalco. Y fue además representante del presidente Uribe en varias juntas directivas. En ese período fue la voz cantante de algunos gremios contra el presidente Juan Manuel Santos y las políticas del Gobierno. Y dicen las malas lenguas que esas batallas suyas fueron el ábrete sésamo para llegar a ser ministro de Defensa.

Lo nombró, claro está, no el presidente Duque, sino el senador Álvaro Uribe, quien lo apoyó, con algunas reticencias, casi todo el tiempo. Pero fueron tantas las embarradas del ministro que en el Senado había votos suficientes para pedirle la renuncia. Y el senador Roy Barreras lo citó a un debate que fue arrasador. Pues denunció que el ministro le había ocultado al país que en un operativo que se llevó a cabo en agosto en el Caquetá, contra un bandido llamado ‘Gildardo Cucho’, habían matado a once presuntos guerrilleros, entre ellos ocho menores de edad.

Respecto a ese desastre, que finalmente obligó al ministro Botero a renunciar, antes de que lo tumbaran los senadores, ha metido baza todo el mundo. El excandidato del Centro Democrático Rafael Nieto dice que un menor de edad que esté en un campamento guerrillero es guerrillero. O sea que da lo mismo llegar por cuenta propia que ser forzado a llegar. Eso querría decir que en el operativo del Caquetá no hubo ningún infanticidio. Entonces no habría nada que explicar al respecto. Esa teoría no la comparte nadie. Y falta que las FF. MM. aclaren lo que debe aclararse.

Pero no se ve fácil. El ministro encargado, general Luis Fernando Navarro, se ha visto a gatas para responder puntuales preguntas de los periodistas sobre si sabían o no sabían que en la guarida del bandido había menores. En todo caso, la situación es muy delicada y debe manejarse con claridad y franqueza. Pues fue la causa que definió la caída del ministro de Defensa.

Para el gobierno de Iván Duque, todo esto significa una derrota inesperada. Perder un ministro por incompetente, al año y medio de haber sido nombrado, es un golpe mayor. Y para el senador Álvaro Uribe, una nueva derrota personal. Pues, salvo los integrantes del Centro Democrático, todo el mundo sabe que Guillermo Botero era cuota del senador Álvaro Uribe. Luego su caída es una nueva derrota del poderoso senador.

lucynietods@gmail.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.