¿Qué nos pasa?

¿Qué nos pasa?

Las 13 propuestas de los promotores del paro, no todas aceptables, siguen en suspenso.

06 de diciembre 2019 , 07:00 p.m.

La protesta nacional, decretada para el 21 de noviembre, lleva 19 días en las calles, sin que los problemas, por cuya solución se marcha, comiencen a resolverse. Entre tanto han surgido nuevas complicaciones. Para los ciudadanos en general, estas parálisis continuadas los están perjudicado, tanto en lo personal como en lo económico. Como escribió ayer Thierry Ways en este mismo espacio: “Los comerciantes están dejando de vender 150.000 millones de pesos diarios en plena temporada navideña... Esto afecta desproporcionadamente a los estratos más bajos, que son más vulnerables al desempleo y la inflación... Dudo que la forma de llegar a un país soñado pase por empobrecer primero a quienes supuestamente se pretende ayudar”.

Compartir estos comentarios no quiere decir estar en contra de las marchas. Personalmente, las aplaudo, pero critico que se prolonguen, como ahora, día, tras día, en perjuicio de las mayorías, sin que nada se resuelva. Todo lo contrario. Han surgido nuevos problemas, cuando todavía no se han logrado poner de acuerdo el Gobierno y los promotores del paro. Un paro que ha hecho historia. Porque congregó, además de los que siempre marchan –sindicatos, centrales obreras, estudiantes, maestros, indígenas–, a gerentes, congresistas, profesionales, políticos, amas de casa, artistas, unos protestando porque el Gobierno no cumple con lo que promete, otros protestando en contra de las medidas que quiere imponer el Gobierno.

En parecidas circunstancias, y por falta de experiencia, al presidente Duque le ha ido más mal que a otros mandatarios. Por ejemplo, fue un error que la primera reunión posparo, del mandatario, fuera con alcaldes y gobernadores recién elegidos y no con los promotores de la protesta, como era lo indicado. Es cierto que algunos dirigentes resultaron muy prepotentes, muy exigentes y muy tercos. Esa terquedad, combinada con la terquedad del primer mandatario, hizo crisis. Por eso no se han podido poner de acuerdo. Las 13 propuestas de los promotores del paro, no todas aceptables, siguen en suspenso.

Si las cosas van de mal en peor, no todo es por culpa del presidente Duque, quien lleva solo año
y medio encaramado en la Presidencia de la República

Hablando de errores cometidos por el Gobierno en relación con este paro, uno mayúsculo, creo yo, fue atribuirle a Gustavo Petro la promoción y dirección de este. Si la intención del presidente Duque era criticarlo, sin querer queriendo terminó ensalzándolo. Porque, como ya se dijo, este paro ha sido lo máximo, en cuanto al número de participantes, y no fue Petro el invitante, como él quisiera. Este paro no tiene dueño. Tiene dueños: todos los manifestantes. Más de medio país.

Para ser justos, sería bueno reconocer que si las cosas van de mal en peor, no todo es por culpa del presidente Duque, quien lleva solo año y medio encaramado en la Presidencia de la República. Su partido, el Centro Democrático, que lo apoya de dientes para afuera, por detrás, unos echan pestes y otros lo descalifican. Su gabinete, de gente muy preparada, no sabe respaldarlo. No hay un equipo detrás del Presidente. Han hecho falta liderazgo y algo de buena política, o sea, “el arte de conducir un asunto para alcanzar un fin”, como dice el diccionario.

Aunque los políticos y sus partidos encabezan en las encuestas la lista de los más desprestigiados, a pesar de que es una vergüenza que las cárceles estén llenas de senadores y de representantes, lo cierto es que hay políticos buenos, que a veces son necesarios. Prescindir de políticos en su gobierno, como gran cosa, le ha salido caro al presidente Duque. En el Congreso no hay quorum para que apruebe sus proyectos, pero sí hay quorum para tumbarle todo lo que propone.

A estas alturas, y sin que nada se resuelva, el “presidente eterno” –responsable de que Iván Duque haya sido senador y luego Presidente– anda enredado en sus propios asuntos. Por primera vez, en su larga e intensa trayectoria política, soporta fuerte baja favorabilidad: 66 por ciento, según Invamer. Eso quiere decir que quién sabe qué pueda pasar de ahora en adelante. Ya veremos.

lucynietods@gmail.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.