Más y menos

Más y menos

Este recuento, un tanto desordenado, demuestra que la situación de Santrich no se ha resuelto.

24 de mayo 2019 , 08:32 p.m.

Pasan los días y el caso de Jesús Santrich sigue enredado. La estrecha votación, 3 a 2, de los magistrados de la JEP que ordenaron liberarlo y no extraditarlo causó un tsunami que no termina. Todo se ve muy confuso, y a las preguntas claras y concretas que se formulan, las respuestas son enredadas y a veces mentirosas. Analizando el complicado caso de Santrich, parece una novela de Agatha Christie.

Está publicado que el hombre, con un problema visual evidente, cayó en una celada. Dicen que el video conocido a última hora, donde se lo ve reunido con Marlon Moreno, reconocido bandido, sobrino de ‘Iván Márquez’, y con dos tipos que parecen narcos –hablando, según Santrich, de “granjas econativas” para que las desarrollen los excombatientes–, es un montaje que ideó y grabó la DEA. Los hombres que parecen narcos son agentes de la DEA. Y habla de hectáreas, para ocultar que el tema es enviar 10 toneladas de cocaína a EE. UU.

Santrich, por su parte, tras su recaptura, con sus desmayos, con su intento de suicidarse, ha conseguido que su temida extradición se dilate.

Por esa razón, la justicia norteamericana se niega a enviar las pruebas que pide la JEP para poder certificar en qué fecha se planeó el delito. Por su parte, el fiscal Martínez Neira, apenas se entera deque la JEP ordenó liberar y no extraditar a Santrich, presenta renuncia irrevocable de su cargo. Alega que sus convicciones, su sentido de la ética, no le permiten aceptar semejante decisión. Después de esa espectacular salida, o más bien hábil jugada para salir menos peor de los enredos en que estaba metido en razón de sus muchas inhabilidades para ejercer el cargo, el exfiscal se dedica a conceder entrevistas. Y a última hora se publica en los medios el video que compromete a Santrich. Video que de haber salido a tiempo es posible que hubiera servido para que la decisión de la JEP fuera diferente.

Entre tanto, Marlon Marín, detenido al tiempo con Santrich, pero extraditado a EE. UU, se confiesa culpable. Y, como ofrece colaborar con la justicia, confirma que Jesús Santrich sí participó en el plan de enviar cocaína a EE.UU. Santrich, por su parte, tras su recaptura, con sus desmayos, con su intento de suicidarse, ha conseguido que su temida extradición se dilate.

A su vez, el exfiscal Néstor Humberto Martínez, tras desatar un terremoto con su renuncia, a la cual siguieron las renuncias de la Vicefiscal y la ministra de Justicia, se asolea en Miami. Este hábil abogado, cuyos compromisos profesionales con los cacaos del país lo obligaron a inhabilitarse de tratar asuntos tan graves con los escándalos de Odebrecht, resulta que fue activo consejero del presidente de la República. Él lo embarcó en la aventura de objetar 6 artículos de la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz. Objeciones que derrotaron en la Cámara de Representantes: 110 votos en contra y 44 a favor. Y en el Senado, no obstante el intento del presidente Ernesto Macías de contradecir la aritmética, las derrotaron también: 47 votos en contra y 34 a favor. Se perdió en esos debates un tiempo precioso, necesario para debatir temas de interés nacional. En tan nefasto consejo, el Gobierno perdió por punta y punta, y la imagen del presidente Duque se deterioró.

El exfiscal, en entrevista con Yamid Amat –EL TIEMPO, 19 de mayo–, cuenta que, con ocasión de las objeciones a la JEP, él estaba tratando de lograr un acuerdo, con la participación y el conocimiento del Presidente. “Yo estaba en eso, pero me complace saber que el Presidente convocó la reunión para el lunes”. Es decir: la reunión en la Casa de Nariño, a la cual el Presidente solo invitó partidos amigos, fue idea del Fiscal. Que tampoco salió bien. Es decir: no salió nada.

Este recuento, un tanto desordenado, demuestra que la situación de Santrich no se ha resuelto. Y que las movidas del poderoso fiscal NHM fueron, a menudo, perjudiciales. Que su renuncia, lamentada por algunos, la celebró la mayoría. Mayoría que espera que el presidente Duque sea capaz de escoger candidatos idóneos, para que el nuevo fiscal no se convierta en consejero presidencial ni tenga compromisos particulares que lo distraigan de las obligaciones propias de su cargo.

lucynietods@gmail.com

Sal de la rutina

Más de Lucy Nieto de Samper

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.