Nuestro Frankenstein

Nuestro Frankenstein

Daniela Abad reconstruyó la vida de su abuelo materno con los relatos de su madre y su abuela.

16 de febrero 2019 , 11:42 p.m.

Los turistas que deambulan diariamente por las calles de Cartagena de Indias suelen hacer una parada obligatoria detrás del castillo de San Felipe para observar la escultura de los ‘Zapatos viejos’ que Luis Carlos López (el célebre ‘Tuerto’ López) cantó en su soneto a la ciudad de sus amores. Escuchan a los guías que les hablan del poeta para explicar el origen del monumento y se toman fotografías frente a él, pero muy pocos se enteran de la misteriosa historia del escultor, cuyo nombre no aparece allí.

Esa historia está dando ahora la vuelta al mundo, como en su momento la dieron el soneto y la escultura. Ella no solo cuenta la disputa entre hermanos alrededor de la escultura y la contradictoria vida del artista que la concibió, sino que muestra, de un modo diferente al usual en las películas sobre el narcotráfico, hasta dónde fue invadida la sociedad colombiana por el cáncer de la droga. Su narradora, Daniela Abad Lombana, es nieta de Tito Lombana, el artista que inmortalizó los zapatos viejos y conoció las cumbres de la fama pero también descendió al infierno del delito en medio de la feria de millones alimentada por las mafias de la droga.

La vida de Lombana daría material de sobra para una novela. Fue una existencia atormentada que, sin embargo, no afectó su espíritu alegre y juguetón, expresado en una permanente sonrisa, aun durante el tiempo que pasó en una cárcel de Estados Unidos, donde se ganó por esa razón el apodo de The Smiling Lombana. Daniela Abad reconstruyó la vida de su abuelo materno con los relatos de su madre y su abuela, las fotografías y películas familiares y los documentos que acopió en todos los lugares donde aquella vida transcurrió, para producir un documental que ya mereció elogios en tres festivales internacionales de cine: el de Cartagena, el de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y el de Tunja.

No fue fácil para la nieta de Tito Lombana la realización de este trabajo, debido a la resistencia de su familia a hablar del abuelo extraviado, cuya vida contrasta con la del otro abuelo, el paterno, Héctor Abad Gómez, un defensor de los derechos humanos asesinado en Medellín en 1987 por un sicario del narcotráfico. Hace tres años, Daniela Abad dirigió con Miguel Salazar otro documental sobre la vida de Abad Gómez, basado en el libro ‘El olvido que seremos’, de Héctor Abad Faciolince, hijo del protagonista y padre de la directora. Con el de Tito Lombana completó la saga de una familia que fue alcanzada de modo muy distinto por los largos tentáculos del narcotráfico –por un lado con la violencia y por otro con el dinero–, en el Medellín dominado por las mafias de los años 80.

Como lo dijo en una entrevista publicada en este diario, el propósito de la autora fue plantear una conversación que, en su opinión, los colombianos no hemos tenido: la de cómo ese cáncer invadió toda la sociedad sin que esto fuera debidamente reconocido ni tratado públicamente. Al redondear el cuadro familiar y contar una historia que otros prefieren callar, trazó también el panorama de un país que aún no despierta de la pesadilla de las drogas.

Al rebobinar la trágica película de aquella oscura etapa de la vida colombiana se advierte cómo la ostentación mafiosa provocó en un principio indiferencia o menosprecio y luego, envidia y emulación. Se replicaron los lujos estrafalarios, los pisos de mármol, los vidrios polarizados, sin que fueran muchas las personas conscientes de la degradación del cuerpo social ni las que señalaron abiertamente sus causas. Daniela Abad tuvo el valor de hacerlo, contra la voluntad de su familia, por medio de una narración cinematográfica que trasciende el ámbito de su entorno íntimo para retratar con todos sus repugnantes rasgos al Frankenstein del que Colombia todavía no ha podido librarse.

LEOPOLDO VILLAR BORDA

Sal de la rutina

Más de Leopoldo Villar Borda

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.