El sueño americano de Kamala Harris

El sueño americano de Kamala Harris

La posible llegada de Harris al poder borra el baldón que ha manchado la historia de EE. UU.

14 de septiembre 2020 , 12:21 a. m.

Tener la piel oscura es una desgracia en Estados Unidos. Los avances legales de los últimos sesenta años en favor de las minorías raciales, y en particular de los afroamericanos, no han puesto fin al racismo. Por esto, el ascenso de Kamala Harris a lo más alto del firmamento político de la Unión Americana es un hecho histórico comparable al triunfo de Barack Obama hace doce años.

Con su postulación al lado de Joe Biden en el ticket electoral del Partido Demócrata, la senadora y exfiscal general de California está a un paso de convertirse en la primera mujer de color, la primera hija de inmigrantes y la primera asiática-americana en llegar a la vicepresidencia –y posiblemente después a la presidencia– en la historia de Estados Unidos. Su participación en la contienda electoral colma una aspiración que las mujeres estadounidenses, y en particular las de color, alientan desde hace mucho tiempo. Como lo sintetizó en forma adecuada el propio Biden, la historia de su vida es una cabal expresión del sueño estadounidense.

La presencia en la fórmula presidencial demócrata de esta mujer mestiza, hija de padre jamaiquino y madre hindú, marca un fuerte contraste entre la política liberal, inclusiva y tolerante que encarna Biden y el activismo retrógrado, racista y excluyente de Donald Trump. Nacida en California, donde los inmigrantes son la mitad de la población, conoció desde niña las ventajas y desventajas de su país de adopción. Sufrió el racismo en carne propia cuando estaba en la escuela primaria en Oakland. Estudió en la afroamericana Universidad Howard de Washington y después en la Universidad de Berkeley, y se casó con un hombre blanco y judío. Está familiarizada con la mezcla multirracial, multiétnica y multicultural del país en el que sus padres y ella misma forjaron su futuro.

La decisión de Biden de escogerla como su compañera de fórmula fue un paso muy significativo porque ella fue la única que lo confrontó en los debates de los precandidatos que el mundo presenció por televisión. Con la interpelación que le hizo en el que se realizó el 31 de julio de 2019 se convirtió en la estrella de la campaña y dejó atrás a los otros aspirantes que buscaban la candidatura presidencial, entre ellos políticos tan veteranos como Bernie Sanders y Elizabeth Warren.

Aquel fue un episodio clave en la carrera que comenzó con su activa participación en la lucha por los derechos civiles que lideró Martin Luther King, cuando la gente de color era humillada en los lugares públicos de Estados Unidos con la prohibición de acceder a los sitios o servicios que utilizaban los blancos. Fueron los tiempos en que se empleaban las palabras infamantes nigger y ‘negro’, escrita así, con sus cinco letras en español, pero pronunciada ‘nigro’ en inglés, para llamar a los afroamericanos como en la época de la esclavitud.

Solo en la segunda parte del siglo pasado esas palabras fueron desterradas del lenguaje corriente, así como terminaron los linchamientos raciales, comunes por muchos años en el sur estadounidense. Pero, aun en pleno siglo XXI, la discriminación racial persiste en muchas formas en la Unión Americana. Hace poco se cumplieron cien años de la adopción de la décima novena enmienda de la Constitución, que consagró el derecho al voto de las mujeres, pero durante casi medio siglo esa disposición no se aplicó a las afroamericanas, hispanas y asiático-americanas.

Lo mismo pasó con otros logros normativos, como la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952 y la Ley de Derecho al Voto de 1965 con sus respectivas enmiendas, que garantizaron derechos a las minorías en el papel, aunque se les siguieron negando en la práctica. La posibilidad de que Kamala Harris llegue al poder alienta la esperanza de que la gran nación de Washington y Lincoln borre al fin el baldón que ha manchado su historia por más de dos siglos.

LEOPOLDO VILLAR BORDA

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.