El mural de Evita

El mural de Evita

El recuerdo de la obra de Perón ha sido el arma de sus seguidores para reconquistar el poder.

28 de noviembre 2019 , 07:15 p.m.

Estuvo apagado cuatro años, los de Mauricio Macri en la presidencia de Argentina. Fue iluminado de nuevo tras la victoria de Alberto Fernández y Cristina Kirchner el 27 de octubre. Es el mural de Evita Perón, que cubre una cara del edificio del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, sobre la emblemática avenida 9 de Julio, en el corazón de Buenos Aires: el despacho que sucedió a la Secretaría de Trabajo y Previsión, primer destino oficial del coronel Juan Domingo Perón antes de iniciar en 1945 su vertiginosa carrera a la presidencia.

No fue una decisión del ministro ni del presidente Macri, quien estará en funciones hasta el 10 de diciembre. Fueron los trabajadores del edificio quienes volvieron a encender las luces blancas y celestes (los colores de la bandera argentina) que iluminan el mural, un emblema del peronismo. Esta sola imagen refleja la magnitud del cambio político que marca el retorno de los seguidores de Perón a la Casa Rosada, sede del poder central argentino.

La figura de Evita Perón sigue siendo la adoración de millones de argentinos que añoran los años en los que ella se consagró a los ‘descamisados’. Por ella el peronismo sigue vivo, sobre todo entre los pobres. En el triunfo de octubre, sus mejores resultados fueron obtenidos donde la depresión económica ha golpeado más duro. En los centros más ricos, la ventaja fue para Macri. Cuando este último ganó la presidencia hace cuatro años se pensó que el peronismo había llegado a su fin, pero no tardó en volver, como dice el tango. Así ha sido durante los últimos 75 años.

La figura de Evita Perón sigue siendo la adoración de millones de argentinos que añoran los años en los que ella se consagró a los ‘descamisados’

Varias razones explican la fascinación que el peronismo ha ejercido durante tanto tiempo sobre gran parte de la población argentina, comenzando por el fervor religioso que despertó Evita y el cambio social que impulsó Perón desde el Gobierno. El movimiento se ha dividido muchas veces, y en ocasiones tuvo líderes que buscaron eclipsar la figura de Perón, como Carlos Saúl Menem, en cuyos dos períodos presidenciales, de 1989 a 1999, se adoptó el modelo neoliberal y se acuñó el nombre de menemismo. Con Néstor Kirchner y su esposa, Cristina, nació el kirchnerismo, una corriente de signo contrario, pues gobernaron entre 2003 y 2015 con un programa de izquierda, más afín al peronismo original.

En tiempos de crisis como el actual, el recuerdo de la obra de Perón ha sido el arma más poderosa de sus seguidores para reconquistar el poder. El contraste entre aquella gestión y el fracaso del gobierno de Macri con las fórmulas del Fondo Monetario Internacional fue tan claro que los publicistas de Fernández y Cristina Kirchner no tuvieron que quebrarse la cabeza en busca de eslóganes que les dieran la victoria.

El 10 de diciembre, Alberto Fernández llegará a la Casa Rosada en representación del peronismo puro y duro. Ya mostró su carácter independiente con gestos como el de escoger a México para su primer viaje al exterior después de la elección y estrechar la relación con Manuel Andrés López Obrador, lo cual augura el fortalecimiento del Grupo de Puebla, el polo progresista regional distante del Grupo de Lima y del Eje bolivariano constituido el año pasado, que cuenta con la simpatía de los dos mandatarios.

En el ámbito interno, Fernández también mostró su talante al abrazar a Braian Gallo, un joven humilde que presidió una mesa de votación el 27 de octubre y fue objeto de burlas en las redes sociales por su vestimenta, que incluía la gorra puesta al revés. Fernández lo invitó a su oficina, le pidió la gorra y se la puso del mismo modo mientras rechazaba los ataques al joven, convertido en símbolo de la discriminación que aún sufren los ‘cabecitas negras’. Braian vive en un barrio de invasión en Buenos Aires y milita en una agrupación popular peronista. Su aparición ofreció a Fernández la oportunidad de mostrar su adhesión a las causas que defendió Evita Perón, cuyo mural, nuevamente iluminado, anuncia lo que viene para Argentina.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.