Los ‘villanos’ de la independencia

Los ‘villanos’ de la independencia

En el caso de las independencias en América existen varias imágenes superpuestas de los enemigos.

10 de septiembre 2019 , 07:00 p.m.

Se ha propuesto con insistencia revisar el discurso histórico de la independencia basado en el culto a los próceres. En este contexto es muy importante preguntarse también por aquellos que han sido identificados tradicionalmente como los antagonistas de la contienda, ya que su papel se ha presentado de manera parcializada con el objetivo de construir un discurso nacionalista. Esta visión dicotómica, construida y popularizada por años, tiene cierta similitud con el universo de los cómics, por basarse esencialmente en la oposición entre héroes y villanos. En ese sentido, vale la pena recordar lo que decía un personaje de una serie animada: “Un héroe es un héroe, pero todos aman a un buen villano”. Adentrarnos en la manera como se construyó la imagen de los pretendidos villanos, ya sean individuales o colectivos, es un arduo reto, especialmente porque resulta difícil ver lo que se esconde detrás de estos estereotipos.

En el caso de las independencias en América existen varias imágenes superpuestas de los enemigos. En primer lugar, está aquella según la cual fueron los peninsulares en bloque quienes se opusieron a los americanos –especialmente a los criollos–. De ahí los apelativos de godos, chapetones o gachupines. En segundo lugar, está la imagen de que todos eran fanáticos y reaccionarios absolutistas. Por último, está la idea de que todos eran unos personajes avaros, sedientos de sangre y ávidos de venganza, equiparables por ello con los conquistadores del siglo XVI. De esa manera se conjugaba la creación del enemigo como extranjero con la del enemigo político (monarquistas opuestos a la república) y con la del enemigo moral (encarnación de la maldad y el egoísmo). Todo ello contrapuesto a la bondad, el valor y el sacrificio de los héroes. En el caso particular de la historia de la independencia colombiana tocó el papel de villanos principales a Pablo Morillo, jefe del ejército expedicionario, y a Juan Sámano, último virrey del Nuevo Reino de Granada.

El énfasis en ciertos personajes opacó las posturas de otros jefes realistas, que buscaron la conciliación política por medio de la moderación

Para la construcción de estos villanos fue necesario simplificar muchas cosas. En primer lugar, se obvió el hecho de que hubo criollos, mestizos, indígenas y esclavos que por convicción, o por defender sus propios intereses, fueron fieles a la causa del rey; o se presumió simplemente que la ignorancia y fanatismo eran las causas de su adhesión a ella. Por otro lado, se prestó poca atención a la compleja realidad política que vivió España, especialmente en el momento de la crisis monárquica y la guerra peninsular (1808-1814), y a sus importantes fases liberales (1812-1814 y 1820-1823), privilegiando, en cambio, los momentos de restauración absolutista (1814-1820 y 1823-1833). Y, finalmente, el énfasis en ciertos personajes opacó las posturas de otros jefes realistas, que buscaron la conciliación política por medio de la moderación, más que de la utilización exclusiva de la represión militar, como Toribio Montes, en Quito, y Francisco de Montalvo, predecesor de Sámano en el virreinato.

Afortunadamente, en las últimas décadas el renovado interés por el estudio de los aspectos políticos y sociales de la independencia en los ámbitos académicos ha permitido hacer una revisión de estas imágenes. Sin embargo, los resultados de dichas investigaciones rara vez son conocidos por el público en general, cuya visión sigue estando limitada a los viejos relatos históricos patrioteros. Los únicos que a veces contrarían esta leyenda negra son aquellos que prefieren construir una leyenda rosa acerca del legado de España en América, simplificando así la realidad desde el extremo opuesto.

Por tanto, es necesario y valioso continuar reflexionando en torno al proceso que hace cerca de doscientos años culminó en Hispanoamérica con las independencias y la creación de las nuevas repúblicas, reconociendo sus matices y complejidades. Para ello hay que revisar con una postura crítica los discursos que se han creado, ya que una aceptación total de las acciones de España en América, como sugieren los antiguos y nuevos hispanistas, es una posición tan ingenua como un rechazo absoluto de estas, idea defendida por algunos indigenistas y decolonialistas. En el fondo, ambas posturas son producto de prejuicios y lugares comunes, detrás de los cuales han existido agendas políticas que es necesario identificar: ¿acaso la apología del legado de España en América no fue parte de los proyectos políticos de la Regeneración o de la ideología de Laureano Gómez? ¿Y acaso no vemos también cómo las condenas a España, y en general a la civilización occidental en nombre de los pueblos originarios, se hacen utilizando precisamente un lenguaje, unas ideas y unas formas de pensar ‘exógenas’? Este segundo bicentenario en Colombia se vuelve una oportunidad para hacer discusiones de más largo aliento, capaces de trascender las coyunturas y buscar mayores y mejores diálogos entre las instancias académicas, políticas y sociales.

Arnovy Fajardo Barragán. Historiador de la Universidad Nacional de Colombia. Profesor de la Universidad Externado de Colombia.

*La columna bicentenaria es un proyecto colectivo coordinado por los profesores Daniel Gutiérrez (Universidad Externado) y Franz Hensel (Universidad del Rosario), en el que científicos sociales buscan dar perspectiva al bicentenario que se celebrará con motivo de la batalla de Boyacá y la creación de la República de Colombia.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.