‘Taxpayers’

‘Taxpayers’

Necesitamos más medios cubriendo los deportes paralímpicos de una manera más sofisticada.

05 de septiembre 2019 , 07:00 p.m.

Taxpayers. Eso era lo que sir Ludwig Guttmann, creador de los Juegos Paralímpicos, creía que deberían ser las personas con discapacidad. Quería que los soldados sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial fueran eso: pagadores de impuestos. Quería que, a través del deporte, se convirtieran en ciudadanos y que cumplieran sus deberes como ciudadanos, sin recibir favores de nadie.

Como Sara, una niña que nació con una discapacidad física y que a través del deporte ha conseguido sentir a Colombia palpitar en su pecho. Con solo 12 años se coronó cuatro veces campeona parapanamericana de natación en los Juegos de Lima 2019, dándole una nueva dimensión a eso de la gloria inmarcesible que retumbó en el estadio después de cada una de sus victorias. Para ser la campeona más joven de natación en toda nuestra historia, no recibió la atención que un logro de esta magnitud merece.

Por suerte, Sara no necesita favores de nadie. Basta con ver la sonrisa que hizo en el podio para entender que está muy por encima de todo eso. Y no fue la única: Francisco Palomeque se llevó el oro en pesas, María Angélica Bernal, en tenis, y los chicos de rugby en silla de ruedas se ganaron un histórico bronce al vencer a Brasil en un partido de infarto. En total fueron 47 medallas de oro, 36 de plata y 50 de bronce. Pero no le crean a estos números. Presumir el número de medallas es una manera de maquillar el verdadero resultado, ya que cada vez los juegos abren nuevas categorías y esto arroja más medallas. Para medir si un país hizo la tarea o no hay que compararlo con la posición en la tabla general con respecto a los juegos anteriores. Así las cosas, en Guadalajara 2011 quedamos de sextos, en Toronto 2015 quedamos de quintos y en Lima 2019 quedamos de cuartos. Esto quiere decir que si bien Sara, María Angélica, los chicos de rugby y los demás estuvieron a la altura del reto, también su éxito es el resultado lógico de un proceso de muchas organizaciones e individuos. Destaco particularmente a Coldeportes y al Comité Paralímpico Colombiano, que han hecho un trabajo muy serio durante los últimos ciclos para que hoy Colombia sea, con resultados verificables, una potencia regional en deporte para personas con discapacidad.

Debe analizarse la metodología bajo la cual se crea una fanaticada. Detrás de esto hay una lógica de mercado y esa es una realidad con la que hay que trabajar.

Entonces, ¿por qué no hay un megáfono gritando a los cuatro vientos que Sara existe y que representó a todos los colombianos de manera excelente en Lima? Más allá de echarle vainas a los amables lectores de esta humilde columna, que seguro tampoco hicieron los dos clics necesarios para enterarse de lo que sucedía en Lima, pienso que debe analizarse la metodología bajo la cual se crea una fanaticada. Detrás de esto hay una lógica de mercado y esa es una realidad con la que hay que trabajar. De nuevo, Sara no necesita que nadie le haga favores ni mucho menos el favor de quererla. El deporte paralímpico debe competir en franca lid contra otros contenidos para ganarse ese espacio en el imaginario de los colombianos y así hacer que los medios no tengan otro remedio que satisfacer una demanda que el público exige. Pero esa demanda solo se puede crear a partir de tres ingredientes: los héroes, la inversión del Estado y la amplificación que hacen los mismos medios. Los héroes los tenemos más que demostrados. El apoyo del Estado, mal que bien, está. Por supuesto, podría ser más. Donde realmente hace falta que se tomen esto en serio es en los medios de comunicación. Solo Señal Colombia transmitió los juegos rigurosamente. RCN y Caracol pasaron resúmenes. En la prensa escrita, solo un diario de alcance nacional se puso las pilas. Necesitamos más medios cubriendo esto de una manera más sofisticada y más periodistas informados de las fascinantes particularidades que tienen estas competencias. Ellos son los primeros que deben atravesar la pedagogía necesaria para cubrir este tipo de eventos desde una perspectiva de deporte élite, como el producto de consumo masivo que es. El rating en Inglaterra durante los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 rompió todos los récords y la taquilla en Lima fue extraordinaria. Entonces, sabemos que esto vende. Con un poco de voluntad dentro de los medios podemos llevarlo al nivel que se merece.

Lo lindo del deporte es que siempre da chance de desquite. Falta un año para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Apenas tiempo para que medios y periodistas se incomoden un poquito y hagan la tarea. Sara y los demás estarán entrenando y pagando impuestos.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.