Pensar en grande

Pensar en grande

Simón Borrero y sus compañeros emprendedores en Rappi nos dan una lección refrescante y estimulante.

26 de mayo 2019 , 12:39 a.m.

Simón Borrero y sus compañeros emprendedores en Rappi nos están dando una lección refrescante y estimulante. En menos de cuatro años, Rappi se ha convertido en una de las empresas más valiosas de Colombia y la de mayor crecimiento.

Además, ya goza de reconocimiento en la mente de la gran mayoría de los residentes urbanos del país y de muchas capitales de la región. Este éxito no es producto de la suerte, sino de tener claridad en la visión, un equipo bien alineado, motivado y con mucha disciplina. De diseñar un plan muy detallado de lo que quieren hacer y ejecutarlo con meticulosidad, asegurando su cumplimiento.

Llegar hasta acá no fue fácil y no lo lograron de la noche a la mañana. Dice el propio Borrero que llevan más de 13 años emprendiendo y perfeccionando su arte, obsesionados todos los días con lo que quieren lograr. Y el sueño no para en lo que han logrado, sino que es todavía más grande: quieren ser la compañía de tecnología más importante de la región. Pero más allá de lo que están logrando como empresarios, la mejor lección que nos están dando es sobre cómo pensar en el país y de lo que deberíamos ser capaces.

Lo primero es que debemos pensar en grande. Colombia no se debería conformar con ser un país pobre o de ingresos medios, sino que deberíamos tener el firme propósito de ser un país desarrollado de ingresos altos. Y no hay nada diferente a nuestra propia visión de nosotros mismos que impida que seamos un mejor país y una nación desarrollada. Tenemos la evidencia de países como Corea o Singapur que pudieron hacer esta transición. Nada indica que Colombia no pueda hacerlo.

Lo segundo es obsesionarse por el crecimiento. Crecer al 6 o al 8 por ciento anual, y no al 3 por ciento, es lo que permitiría sacar a la gente de la pobreza de manera sostenible, construir bienestar y generar empleos dignos para millones de personas. Crecer a estas tasas requiere de un plan, de una estrategia. Un plan basado en el estudio y el conocimiento, en trabajar para lograr las metas, en entender qué es lo que necesitan las empresas y los sectores más dinámicos de la economía y movilizarnos para volverlo realidad.

Hoy, por ejemplo, la propia industria de tecnología en Colombia tiene un gran potencial de contribuir de manera significativa a aumentar las exportaciones y a diversificar la economía. Sin embargo, enfrenta una limitación enorme en la reducida oferta de técnicos y profesionales en sistemas, desarrollo de ‘software’, programación, inteligencia artificial, entre otros. Si queremos que esta industria, que puede jalonar el crecimiento económico y generar una verdadera revolución en el país, prospere, debemos enfocar todos nuestros esfuerzos en resolver estos cuellos de botella de manera urgente y decidida. ¡No necesitamos formar tres o cinco mil personas por año, sino 50.000 o más! Hoy, la oportunidad está, pero en cinco o diez años probablemente ya no estará.

Mientras tanto, algunos políticos se dedican a prometer alivios inmediatos para conseguir el favor del votante en el corto plazo, pero que no resuelven los problemas de fondo ni proponen soluciones sostenibles. Las cosas regaladas le cuestan a la sociedad y alguien tiene que pagar por ellas; la única manera de obtener lo que queremos es trabajando y generando riqueza y empleo.

Ser un país rico depende de nosotros: requiere diseñar un plan y trabajar sin descanso para alcanzarlo. Pensar en grande, creernos que sí somos capaces y tenemos todo para ser exitosos si trabajamos en esa dirección. Debemos obsesionarnos por el crecimiento de nuestras empresas y de la economía. Debemos entender que no hay atajos y que transformar el país depende de nuestra voluntad de hacerlo.

¡Pensemos en grande! Rappi lo está logrando como empresa; podríamos lograrlo como país.

JUAN PABLO CÓRDOBA GARCÉS

Sal de la rutina

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.