Venezolanos

Venezolanos

No podemos sacarlos de nuestra casa –que es Colombia– cual si fueran unos invitados indeseados.

25 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

“¿Qué hacemos con los venezolanos?”. Así, sin atenuantes ni adornos, he escuchado a decenas de personas lanzar esa pregunta con desparpajo, como si estuviéramos hablando de un florero o un sillón: ¿dónde ponemos ese ramo que mandó la tía?, ¿qué hacemos con el sofá que está en ese rincón?

Y no, los venezolanos no son ni floreros ni sofás. No podemos esconderlos debajo de la alfombra, como el polvo que resulta cada vez que se barre la sala, ni mucho menos podemos sacarlos de la casa –nuestra casa, que es Colombia– cual si fueran unos invitados indeseados.

De ahí que me guste mucho la pasada de sombrero que anda haciendo el presidente Duque en diversos escenarios internacionales con el fin de conseguir recursos que sirvan para atender la crisis humanitaria que estamos atendiendo a medias. Porque, aunque es importante saber qué posición tomaría Colombia ante una eventual intervención armada para ponerle punto final a la dictadura de Maduro, lo primordial para nosotros como sociedad debería ser acoger y atender como es debido a los venezolanos que han llegado y no paran de entrar por la frontera.

Limitar lo nuestro con Venezuela a la mera discusión sobre el futuro del gobierno de Maduro y si Colombia acompañará una acción armada reduce el verdadero reto que hoy enfrenta el país a un asunto de geopolítica y estrategia militar, cuando lo que ya está ocurriendo en nuestro suelo es bastante grave.

No me detendré en la cuestión de los campamentos o cambuches donde cientos de venezolanos viven o intentan sobrevivir sin mínimos sanitarios como agua corriente o baños para hacer sus necesidades fisiológicas. Eso está sobrediagnosticado. Mi preocupación se enfoca en la población más vulnerable, que, con el paso de las semanas, podría convertirse en una peligrosa carga para Colombia: los bebés y recién nacidos.

El tema de salud, antes que
un eventual enfrentamiento con Venezuela, debería ser el más importante porque, con pasaporte o sin él, entran los virus y se multiplican los males.

¿Sabía usted que cientos de madres gestantes están llegando desde Venezuela y no han tenido un debido seguimiento clínico sobre el desarrollo de su embarazo? ¿Sabía usted que están entrando a Colombia cientos de niños no vacunados, con el riesgo que esto implica? ¿Sabía usted que a muchos de esos niños no los estamos vacunando cuando llegan?

Basta con el ejemplo de una madre venezolana de 17 años de edad que se encuentra viviendo en uno de los barrios que han colonizado los venezolanos en Montería. No obstante su insistencia en diversos hospitales y centros de salud en esa ciudad, pasan los días y los meses, y sus dos niños no pueden ser vacunados porque ella aún no logra regularizar su situación migratoria. ¿Qué va a pasar con ellos? ¿Un sello en una dependencia pública o la posibilidad de acceder a un pasaporte se tienen que convertir en una talanquera para que Colombia siga siendo un país que saca pecho por sus buenos índices de control de enfermedades que se neutralizan gracias a las vacunas? ¿Estamos abriendo la puerta a un escenario en que no se podrán hacer diagnósticos tempranos a las madres gestantes porque son venezolanas?

Es bien sabido que nuestro sistema de salud vive pasando aceite. Es evidente que si no hay plata para atender a los colombianos, menos va a haberla para los vecinos que llegan huyendo del horror que se vive en Venezuela. Sin embargo, el tema de salud, antes que un eventual enfrentamiento con Venezuela, debería ser el más importante porque, con pasaporte o sin él, entran los virus y se multiplican los males. ¿O acaso es que con la intervención al gobierno de Maduro se neutralizarán también las enfermedades que hoy no estamos previniendo?

#PreguntaSuelta: ¿Continental Gold la embarró al no retirar del terreno a los geólogos que terminaron siendo asesinados una vez se hizo el primer llamado de alerta desde la zona?

JUAN PABLO CALVÁS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.