Torpeza

Torpeza

Es torpeza que aún no se sepa quién ordenó las actuaciones por parte de la inteligencia del Ejército

04 de mayo 2020 , 07:34 p.m.

En Colombia, más que en muchos países del mundo, tenemos una enorme cantidad de razones para sentirnos orgullosos de nuestro Ejército y, en general, de nuestras Fuerzas Armadas.

Sin duda fue gracias al sacrificio de esos miles y miles de uniformados como, hace ya más de diez años, se logró contener el avance de una guerrilla que tenía de rodillas al Estado colombiano y a todos nosotros. Es innegable el esfuerzo que todos los días hacen hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas para garantizar la seguridad en campos y ciudades, haciendo frente a criminales grandes y pequeños que nos arrebatan el sueño de paz que, creo, vive en el corazón de todos los habitantes de este país.

Todos los días y todas las noches, ya sea en la selva o en la ciudad, un uniformado es quien discretamente nos hace sentir tranquilos. Gracias a ese discreto trabajo podemos llevar una vida más o menos normal y, generalmente, ni les damos las gracias.

¿Qué pensarán esos soldados o esos policías cuando se enteran de que un grupo de compañeros de fuerza anda haciendo carpetas con datos personales de políticos, periodistas y defensores de derechos humanos? ¿Es eso defender la Constitución y la seguridad de todos nosotros? ¿Es eso digno del uniforme?

Torpeza es que cinco meses después de las primeras denuncias aún no se sepa quién dio las órdenes ni a quién le entregaban esa información. ¿Acaso no hay verticalidad en el mando?

Quisiera saber qué piensa un soldado raso de semejante historia, porque no es lógico que el incansable trabajo de la mayoría termine malogrado por unos pocos que actúan con tal torpeza que ya no sabe uno qué esperar.

No me voy a detener en las revelaciones del fin de semana sobre el proceso de perfilamiento y confección de carpetas sobre personas que no resultan afines a los intereses del estamento militar. Sobre eso ya se ha dicho mucho y se ha escrito prácticamente todo.

Lo que resulta de una inconmensurable torpeza es que pasen y pasen y pasen los días y nunca se sepa quiénes ordenaron esas actuaciones por parte de inteligencia del Ejército y a quienes se les entregaba esa información. Y digo que esto es de una torpeza soberana porque las cabezas de las Fuerzas Militares y del Ejército están quedando como un cero a la izquierda dentro del organigrama del sector defensa.

La Ley 1621 de 2013 es lo suficientemente clara en su artículo 14 cuando estipula que las actividades de inteligencia “deberán ser autorizadas por orden de operaciones o misión de trabajo emitida por los directores de los organismos (...) y deberán incluir un planteamiento”. A renglón seguido, esta norma establece que “el nivel de autorización requerido para cada operación se incrementará dependiendo de su naturaleza (...), el tipo de objetivo y la posible limitación de los derechos fundamentales”.

Revisando esto, ¿quiénes deberían haber sido consultados y deberían haber autorizado seguimientos y perfilamientos que claramente van en contravía de la protección de la información personal de las más de 130 personas referenciadas en las carpetas?

Una cosa es que a un director de inteligencia o a un comandante de fuerza le metan uno o dos goles con unos seguimientos para nada legales, ¡pero 130! Para armar esas 130 carpetas se necesita más que un creativo community manager y mucho más que unos ingeniosos oficiales.

Torpeza es creer (o hacernos creer) que hay unos renegados dentro el Ejército que hacen lo que les da la gana, sin que sus superiores se enteren. Torpeza es que cinco meses después de las primeras denuncias aún no se sepa quién dio las órdenes ni a quién le entregaban esa información. ¿Acaso no hay verticalidad en el mando? ¿O es que nuestra inteligencia es viva para seguir a quienes son señalados como voces divergentes al Gobierno, pero es muy, pero muy torpe para mirarse en el espejo?

#PreguntaSuelta: ¿ya les tocó celebrar un cumpleaños por Zoom?

Juan Pablo Calvás
@juanpablocalvas

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.