Su santidad el embajador

Su santidad el embajador

¿Es el embajador Ordóñez garantía de más derechos para más gente?

28 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Ya me imagino el trasteo que estará alistando el recién nombrado embajador de Colombia ante la Organización de Estados Americanos (OEA) luego de que el viernes pasado se confirmó su designación. Veo en las cajas una biblia para la casa, otra biblia para la oficina, una figura pequeña de la Virgen María para la mesita de noche, una estatua tamaño humano de la Virgen para la oficina y un crucifijo de madera y bronce para colgar en una de las paredes del diplomático despacho.

Y mientras pienso en la barroca y ultracatólica mudanza que alista el embajador Alejandro Ordóñez antes de partir hacia su misión diplomática en Washington, repaso algunos de los elementos que hacen y han hecho de la OEA en años recientes un espacio democrático y garantista para los derechos de miles de personas en el continente americano.

Basta con visitar la página de internet del organismo para darse cuenta de que el aterrizaje del exprocurador y excandidato Ordóñez en los pasillos de la OEA es a todas luces una contradicción de máximo calibre no más leyendo el eslogan que acompaña hoy día la gestión del organismo regional: ‘OEA, más derechos para más gente’.

¿Es el embajador Ordóñez garantía de más derechos para más gente?

No estoy diciendo que a Ordóñez deba condenársele al ostracismo. La pregunta que me agobia es si él era la persona indicada para esa embajada.

No sé si el nuevo representante diplomático haya tenido tiempo para leer el corto texto de la Carta Democrática Interamericana suscrita por todos los países miembros de la OEA en 2001 y hoja de ruta de la organización. Si aún no lo ha hecho, aquí le copio un aparte del artículo 9.°: “La eliminación de toda forma de discriminación, especialmente la discriminación de género, étnica y racial, y de las diversas formas de intolerancia (…) contribuye al fortalecimiento de la democracia y la participación ciudadana”.

Más claro, imposible. Así como también resulta claro que, en algunas de sus posiciones públicas, el ahora embajador no es que haya sido el mejor a la hora de proteger y luchar contra la discriminación de ciertas minorías. Es más, podría afirmar que en múltiples ocasiones se convirtió en un perseguidor o señalador de estas. Por ejemplo: ¿no fue Ordóñez quien hace unos meses lanzaba duros mensajes, vía Twitter, en contra de la población atea? ¿No fue en esos trinos que nos relacionó a los ateos con la cultura de la muerte en Colombia?

Otras pildoritas para la memoria, aunque sea llover sobre mojado: ¿no fue nuestro nuevo embajador ante la OEA quien desde la Procuraduría persiguió y señaló tanto a líderes a favor del aborto como a los promotores del matrimonio entre parejas del mismo sexo y también a aquellos que buscaban la reglamentación de la eutanasia y la adopción de menores por parejas homoparentales?

“La orientación sexual y la identidad de género no son criterios constitucionalmente vinculantes y mucho menos, normas que justifiquen imponer obligaciones al Estado”, afirmaba Ordóñez por allá en el año 2016, cuando se tramitaba la ley antidiscriminación. ¡Vaya defensor de los derechos de las minorías!

En todo caso aclaro: no estoy diciendo que a Ordóñez deba condenárselo al ostracismo. Él, como la mayoría de los colombianos, tiene derecho a ser nombrado en un cargo público y tiene derecho a seguir trabajando por el país. La pregunta que me agobia es si él era la persona indicada para esa embajada. Habiendo tantas y tan sabrosas, ¿por qué Duque manda a un inquisidor de las minorías al foro continental de la democracia y los derechos humanos?

* * * *

#PreguntaSuelta: ¿por qué misteriosa razón el expresidente Uribe dio el reversazo en la recusación a los magistrados que lo investigan?

JUAN PABLO CALVÁS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.