Palabras al viento

Palabras al viento

Es claro que estamos altamente rezagados en esta tarea de proteger las selvas de la depredación.

23 de septiembre 2019 , 07:00 p.m.

La manida frase ‘los líderes del mundo se reúnen para definir un asunto crucial para el planeta’ vuelve a ocupar las primeras páginas de la prensa con motivo de la Asamblea General de las Naciones Unidas que esta semana se realiza en Nueva York y tiene como componente principal la discusión sobre la crisis o emergencia climática que nos amenaza.

Otra vez veremos las imágenes de los jefes de Estado sentados en inmensas y lustrosas mesas, hablando de la prioridad máxima que debería dársele a la búsqueda de soluciones y compromisos para atajar el cambio climático, seguro vendrán discursos kilométricos en los que cada uno dirá por qué es importante que todos en el planeta entendamos que esto no es un chiste.

Sin embargo, lejos estamos de que esas palabras bonitas se conviertan en realidad cuando el discurso en Nueva York es uno y la política en casa, otra.

Basta con echar un vistazo a nuestra situación presente para poder dilucidar lo fácil que es echar un discurso ante la comunidad internacional y lo complejo que resulta convertir esas bellas y dulces palabras en una dirección que sea plausible para Colombia.

Son muchas, muchísimas, las tareas pendientes para un país como el nuestro en ese gran compromiso global de la lucha contra la emergencia climática

Hace unas semanas, luego de los terribles incendios que afectaron la selva amazónica, se anunció que nuestro país iba a convertir el problema de la deforestación en un asunto de seguridad nacional en el cual no solo se iban a invertir ingentes recursos, sino que, además, se dedicaría un grupo especial de las Fuerzas Militares a la protección de las selvas. La pregunta es cómo.

Un estudio publicado recientemente por la revista Biological Conservation revela detalles aterradores sobre los niveles de deforestación en el país, señalando que no es solo la Amazonía, sino también la Sierra Nevada de Santa Marta, la serranía de La Macarena, la serranía de San Lucas y los bosques en zona rural de Tumaco aquellos que están viéndose afectados por altos niveles de tala ilegal de árboles para dedicar esas tierras a los cultivos ilícitos.

Incluso, en ese mismo reporte ya se proyecta una tasa de deforestación correspondiente a la mundialmente famosa sierra del Chiribiquete, santuario natural que, en principio, desde el gobierno pasado iba a contar con una protección y vigilancia especial ante su belleza y riqueza en biodiversidad. Es claro que estamos altamente rezagados en esta tarea de proteger las selvas de la depredación.

Pero no nos quedemos solo con el asunto de los bosques. Pensemos también en las metas que un Estado como el colombiano debería plantearse en distintos asuntos que de una u otra manera están relacionados con la protección ambiental y deberían ser prioridades para el Gobierno.

¿Ya existe una meta real en Colombia para eliminar los vehículos de combustión? ¿Les han cumplido a los taxistas que compraron vehículos eléctricos los compromisos y beneficios por hacer el cambio tecnológico? ¿Existe una verdadera política para incentivar u obligar a que, escalonadamente, nuestra flota de vehículos sea eléctrica?

A eso hay que sumar la lucha contra la minería ilegal, que contamina ríos y acaba con los bosques. A eso hay que agregar el rezago que tenemos en el manejo de basuras para garantizar procesos de reciclaje.

En fin, son muchas, muchísimas, las tareas pendientes para un país como el nuestro en ese gran compromiso global de la lucha contra la emergencia climática. Y esas tareas no se hacen solas ni con discursos ante las Naciones Unidas. De verdad hay que ponerse manos a la obra para que las de esta semana no sean palabras al viento.

#PreguntaSuelta: ¿de verdad hay quienes creen que con poner unos pit stops con baños y asientos quedan solucionados los problemas de índole laboral de Rappi?

@JuanPabloCalvas

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.