MexiCauca

MexiCauca

Los muertos del Cauca son muertos del narcotráfico y particularmente de los narcos mexicanos.

04 de noviembre 2019 , 10:02 p.m.

Sí, tenemos que preocuparnos por los indígenas del Cauca. Faltaba más que ahora saliéramos a decir, como leí a algún bárbaro en las redes sociales, que lo mejor que puede pasarle al Cauca es la aniquilación de esas comunidades. No y mil veces no. A los indígenas hay que garantizarles no solo su seguridad, sino que hay que velar por el respeto a esos territorios que históricamente han ocupado.

Otra cosa es que haya algunos indígenas aliados con narcotraficantes. A esos hay que perseguirlos.

Otra cosa es que algunos indígenas se aprovechen de las garantías que ofrecen la Constitución y la justicia a los integrantes de estas comunidades para dedicarse a delinquir, sintiéndose por encima de la ley que nos cobija al resto de los colombianos. Ese no es el camino.

Salen, entonces, algunos a señalar al Gobierno y particularmente al presidente Duque como principales responsables de los asesinatos que en la última semana han vestido de luto al departamento del Cauca, cual si fuera el Presidente o las Fuerzas Armadas los responsables de semejante estela de muerte. Nada más falso: el Gobierno actúa y hace hasta donde puede, pero dudo mucho de que sean agentes estatales los autores detrás de la larga decena de víctimas de la última semana. Al contrario, es a ese Estado al que le toca ponerle el pecho a la realidad y, más que eso, empezar a llamar las cosas por su nombre: la crisis del Cauca es culpa del narcotráfico, pero sobre todo de la llegada de los narcos mexicanos a esta zona del sur occidente del país.

Los muertos del Cauca no son muertos del Estado. Son muertos del narcotráfico y particularmente
de los narcos mexicanos, que no tienen ningún reparo en llevarse a quien sea por delante

El pasado 7 de septiembre, en La W, dos congresistas del Cauca –Temistocles Ortega y John Jairo Cárdenas– hablaron del asunto y sin pelos en la lengua plantearon la realidad que para muchos es un secreto a voces particularmente en el norte del Cauca: varios de los carteles mexicanos están hoy en la lucha por el poder territorial en esa zona del país. Hay poblaciones del Cauca donde ya se habla con acento mexicano y no es raro ver, sobre todo en municipios cercanos a la frontera con el Valle, vehículos de alta gama que hacen palidecer la antes sencilla economía de la región.

Los muertos del Cauca no son muertos del Estado. Son muertos del narcotráfico y particularmente de los narcos mexicanos, que no tienen ningún reparo en llevarse a quien sea por delante con tal de mantener y progresar en su negocio ilícito del tráfico de cocaína.

Es por esto que digo que el Estado es el llamado a levantar el velo sobre la situación y encender la alarma para todo el país. No podemos seguir pensando que porque algo no se nombra entonces no existe. Los Zetas, el cartel de Sinaloa y otros grupos del narcotráfico mexicano ya están acá, y si algo hemos aprendido de las noticias que cada tanto llegan desde el país centroamericano que vio nacer a estos bandidos, estos carteles no conocen límites ni se arredran ante marchas, plantones o manifestaciones tuiteras. Ellos quieren hacer su negocio y al que se atraviesa, de una le van dando de baja, tal como ocurrió con los señores de la guardia indígena asesinados la semana anterior.

Y es que esa es la voz que se oye en el Cauca. Antes, cuando era la guerrilla la que mandaba, había un diálogo con los indígenas y entre unos y otros se cuidaban la espalda. Ahora la cosa es a otro precio, y si un indígena se atraviesa al narco mexicano lo quitan del paso a como dé lugar. Con los nuevos narcos no se juega ni se negocia. Solo se pierde.

#PreguntaSuelta: ¿en qué quedó la promesa del alcalde Peñalosa según la cual antes de terminar su administración el río Bogotá iba a ser el nuevo destino de esparcimiento de la ciudad?

JUAN PABLO CALVÁS​@JuanPabloCalvas

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.