Secciones
Síguenos en:
La notaría de los Uribe

La notaría de los Uribe

¿Es esta la confirmación de que las notarías son un negocio familiar permitido por los gobiernos?

04 de octubre 2021 , 08:00 p. m.

En nuestro país hay asuntos que sin ser ilegales se ven mal. Y nunca pasa nada. Los vemos pasar sin sorpresa, como cuando sale el sol cada mañana o como cuando a nuestro lado pasa una moto que más adelante protagoniza el raponazo de un celular. Todo es parte del paisaje bucólico que día a día nos ofrece Colombia.(Lea además: Barras bravas)

Por ejemplo: ¿por qué razón una notaría pasa de manos de un primo del expresidente Uribe a manos de una prima del expresidente Uribe cual si se tratara de un emprendimiento familiar?

Si estuviéramos hablando de una empresa privada, resultaría apenas lógico que el negocio quede en manos de la familia Uribe Escobar, pero una notaría no es una sociedad privada ni una compañía limitada. Un notario es un servidor público, nombrado por el Gobierno Nacional para cumplir unas labores relacionadas con la fe pública, y uno esperaría que, al menos dentro de un proceso democrático, las notarías, en ausencia de su titular, no queden en manos de un familiar del notario. Sin embargo, eso fue lo que pasó en el caso de la Notaría 24 de Bogotá.

La historia tiene varias aristas. La primera, develada por EL TIEMPO hace ya un mes, es que la mamá del ministro del Interior, Piedad Rocío Martínez, busca quedarse como titular de esa notaría a través de un proceso judicial que está pendiente por resolverse. La segunda, a la que le puso la lupa La W, es que la Notaría 24 duró cuatro semanas sin atender a sus usuarios. Cientos de personas afectadas por una extraña negligencia del Ministerio de Justicia y la Superintendencia de Notariado, que quién sabe por qué demoraron tanto en ofrecer al público una solución para poder avanzar con sus diligencias personales.

Durante todo septiembre la gente llegaba a la puerta de la Notaría 24, ubicada en pleno centro financiero y comercial de Bogotá (carrera 14 con calle 79), y encontraban la puerta cerrada bajo llave con dos papeles pegados que señalaban el fallecimiento del titular de la notaría, Jorge Humberto de Jesús Uribe Escobar, y anunciaba que todos los trámites vinculados a ese despacho quedaban suspendidos hasta que el Gobierno resolviera quién iba a quedar a cargo.

¿Por qué razón una notaría pasa de manos de un primo del expresidente Uribe a manos de una prima del expresidente Uribe cual si se tratara de un emprendimiento familiar?

En el pasado, en casos de otras notarías, nombrar a un encargado no tomó tanto tiempo. Fue lo que pasó con el notario 47 de Bogotá, Ricardo Cubides, quien falleció a comienzos de marzo de 2020 y en menos de quince días lo reemplazaron (vía encargo) a través de un decreto emitido por el presidente Duque. Pero más importante aún: al notario Cubides no lo reemplazaron con su hermano, su hijo u otro familiar. Cosa que sí pasó con la Notaría 24.

La sorpresa del nombramiento de la señora Ángela María Uribe Escobar se dio el viernes pasado, luego de que se publicó el decreto firmado por el ministro Wilson Ruiz en el que se determinaba que la hoy notaria de Corozal (Sucre) quedaba como encargada de la notaría que hasta agosto regentó su hermano. ¿Por qué? Eso no tiene que justificarlo el ministro. La ley se lo permite, pero se ve mal. ¿O acaso esa notaría está escriturada a la familia Uribe Escobar? ¿No había posibilidad de nombrar a un encargado que no fuera de la misma familia? ¿O es esta la confirmación de que las notarías son un negocio familiar permitido por los gobiernos?

Es lo mismo que pasa con el director de impuestos, Lisandro Junco: ¿que no hizo nada ilegal al configurar una compañía en Delaware? ¿Que él reportó debidamente la creación de su firma ante las autoridades en Colombia? Sí, puede tener razón: la ley se lo permite, pero que un director de impuestos haya pensado en el ‘paraíso fiscal’ de los Estados Unidos se ve mal.

#PreguntaSuelta: ¿no les trae un respiro a nuestras vidas que cada tanto se caiga WhatsApp y así poder vivir la vida a nuestro ritmo y no al de los demás?

JUAN PABLO CALVÁS
@juanpablocalvas

(Lea todas las columnas de Juan Pablo Calvás en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.