¿Inteligentes?

¿Inteligentes?

Es inquietante que el salvavidas para la economía se base en la inteligencia de la cual carecemos.

06 de abril 2020 , 05:40 p.m.

No deja de llamar la atención el nombre que le puso el Gobierno a una especie de flexibilización de la cuarentena que podría estarse proponiendo para después del próximo 13 de abril. El proceso fue bautizado: aislamiento inteligente, queriendo decir que de manera calculada y bien coordinada se estaría abriendo la puerta para que unos sectores se reactiven y algunas personas puedan volver a las calles.

Aplaudo el optimismo. El solo hecho de llamar “aislamiento inteligente” algo que ya no será aislamiento, sino una libertad parcial para muchos, ya resulta más bien poco inteligente en un país como el nuestro donde la insensatez y el desconocimiento a las normas parecen la regla antes que la excepción.

Basta con ver lo que ocurrió el pasado fin de semana para darnos cuenta de que la falta de inteligencia nacional nos puede llevar a una debacle sanitaria.

En Bogotá, centenares de personas haciendo mercado como si nada en una tremenda aglomeración en las inmediaciones de la central de abastos más importante del país: Corabastos. Allí no valían ni tapabocas ni guante alguno para evitar el contacto persona a persona. Como si esa no fuera la primera advertencia: evite el contacto con otros, permanezca en casa. Allí, el llamado no sirvió para nada. ¿Inteligentes?

Mientras mayor flexibilidad se dé a la norma que rige el confinamiento, más difícil será controlar a quienes se la pasan por la faja.

En los veraneaderos de siempre, como es el caso de Villa de Leyva o Anapoima, se incrementó el flujo de visitantes, buscando un escape a la ciudad en medio de la cuarentena. ¿Acaso los viajeros son inmunes al covid-19? ¿No se dan cuenta de que si son asintomáticos pueden estar llevando el virus a lugares donde tal vez la incidencia del coronavirus aún no es importante? ¿O acaso no fue por culpa de ese ir y venir de personas que una pareja de campesinos de la tercera edad en Villapinzón (Cundinamarca) terminó muriendo por el virus? Quienes viajan por placer en medio de la pandemia son inconscientes. Por no decir que son brutos. ¿Vamos a insistir con lo de inteligencia?

Igual pasa con la imagen que nos dejó el fin de semana en Barranquilla, donde el funeral de un integrante de un grupo de danzas populares terminó en una sorprendente marcha coreográfica de varias decenas de personas llegando al cementerio de la ciudad. De nada sirven los llamados a permanecer confinados. Pareciera que el incansable sonsonete de las últimas semanas diciendo a todo el mundo “cuidémonos entre todos evitando salir de casa” llega a oídos sordos. ¿Eso es inteligencia?

Es triste darse cuenta de que los llamados a la inteligencia de nuestros compatriotas sean tan efectivos como darle órdenes a un mueble.

Por eso es que resulta por lo menos inquietante que el salvavidas para la economía nacional propuesto por el Gobierno se base en la inteligencia de la cual carecemos. Mientras mayor flexibilidad se dé a la norma que rige el confinamiento, más difícil será controlar a quienes se la pasan por la faja.

Eso sí, debo ser justo: sin duda, somos más los que hemos acatado el llamado de las autoridades quedándonos en casa, pero la clave aquí es que las restricciones y controles sean para todos (con sus excepciones, claro está). Esto no es un juego. Como tampoco lo es que se vayan a tomar medidas “inteligentes” sin contar con datos fiables sobre el crecimiento del covid-19 en el país. ¿Es inteligente flexibilizar el confinamiento sin datos reales, precisos y actualizados? ¿O es que jugar a la ruleta rusa es muy inteligente?

#PreguntaSuelta: ¿entre el coronavirus, la lucha contra el narcotráfico, el Eln, las disidencias de las Farc y el problema de Venezuela, cuál terminará siendo manejado con mayor éxito por el gobierno del presidente Duque?

Juan Pablo Calvás
@juanpablocalvas

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.