#GuerraDeTendencias

#GuerraDeTendencias

Se crean tendencias para desinformar. Para maltratar a unos. Para hacer daño, así sea sin argumentos

02 de diciembre 2019 , 07:42 p.m.

Todo en Colombia se volvió una guerra de tendencias. El más reciente episodio, aunque seguro entre el momento en que escribo esta columna y su publicación aparecerán nuevos, fue el protagonizado por la ministra del Interior, quien aprovechó el descanso dominical para empezar a mover desde su cuenta personal de Twitter el numeral #NoPudieron para presentar sus perspectivas y conclusiones luego de más de una semana de manifestaciones, cacerolazos, paros y bloqueos promovidos por diversos grupos ciudadanos que, con razón o sin ella, han logrado movilizar una porción del país en torno a sus clamores.

Y hablo de guerra porque todo en Twitter pareciera ser una batalla en la cual solo puede haber perdedores o ganadores. Los puntos medios parecieran no existir. La opinión a través de esta red social (más que en otras) es un diálogo de sordos en el que a quien piensa distinto simplemente se lo bloquea o, si no se tiene ese espíritu censurador estilo Juan Pablo Bieri, sencillamente se lo insulta.

Más allá de impase que representaron para el Gobierno los trinos de la ministra con el hashtag #NoPudieron, hay que hacer el proceso de destilar sus palabras para obtener las ideas que se esconden tras cada uno de esos mensajes. El resultado es evidente: en este combate entre los del paro y los del Gobierno no hay posibilidad de tregua, solo uno puede ganar. Es la misma dicotomía de los amigos de la guerra y los amigos de la paz, pero con temas distintos. Lo clave es dividir. La esencia es no encontrar puntos medios.

Cuando desde los Gobiernos entiendan que disentir no es querer tumbar al presidente, seguramente lograremos un país en donde sean
más los puntos de encuentro que los de desencuentro

Y esa guerra de tendencias se ha vuelto parte de nuestras vidas, parte del paisaje digital de quienes vivimos pegados al teléfono celular revisando chats y redes sociales.

Se crean tendencias para desinformar. Para maltratar a unos. Para hacer daño, así sea sin argumentos. Para apalancar futuras candidaturas presidenciales o para hacerles mella a estas. En fin, la guerra de las tendencias se ha convertido en el nuevo ruido de fondo que tenemos que soportar, pero al cual deberíamos hacer caso ajeno en muchas ocasiones.

Sin duda, el momento que vivimos hoy con esta megaconexión de unos con otros gracias a las redes sociales está moldeando el futuro de nuestros países y sus democracias, pero la pregunta que debemos hacernos en este momento es: hasta qué punto lo que estamos viviendo es una democratización absoluta de la sociedad o, por el contrario, se está allanado el camino hacia los gobiernos en los que solo estará bien pensar en blanco o en negro.

Esa falsa percepción de que al bloquear a alguien en redes estoy dejando de percibir su opinión y, por ende, esta deja de existir es tan falsa como la de aquellos que juran que a los cacerolazos únicamente salen personas sin empleo, sin compromisos con la sociedad, y que lo hacen con el único objetivo de que les den todo regalado desde el Gobierno.

Ni todos son vagos, ni todos los motivos porque se están convocando las marchas son reales.

Cuando empecemos todos a entender que la vida no está hecha de absolutos; cuando nos demos cuenta de que hay que exigirles a los gobiernos, pero sin perder de vista la sostenibilidad misma del Estado; cuando desde los gobiernos entiendan que disentir no es querer tumbar al presidente, seguramente lograremos un país en donde sean más los puntos de encuentro que los de desencuentro.

La guerra de tendencias tiene que terminar, antes de que ella termine acabando con nosotros.

#PreguntaSuelta:
¿cómo explica el director de la Policía el video de los uniformados de su institución que dejan escapar a los vándalos que robaron un almacén Ara sin siquiera mostrar un mínimo esfuerzo para contener a los delincuentes?

@JuanPabloCalvas

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.