Guayabe... what?

Guayabe... what?

Los guayabetalunos viven en la incertidumbre. Y el Presidente prefiere seguir de viaje por el mundo.

17 de junio 2019 , 07:39 p.m.

¿De qué tamaño debe ser la crisis para que un presidente cancele un viaje al exterior y prefiera quedarse al frente del manejo de una situación calamitosa? ¿Cuántos deben ser los muertos? ¿Cuánta gente debe resultar damnificada?

El presidente Duque despierta hoy en Londres. Ya se ha reunido con Theresa May, saliente jefa de gobierno del Reino Unido. How wonderful! Ha liderado encuentros de negocios con empresarios británicos. Very important! Ha hablado de Venezuela con influyentes políticos. It’s necessary! Más tarde estará en París esta semana con el presidente Emmanuel Macron. Merveilleux! En fin, una agenda internacional muy importante. Como todo lo del Presidente.

Sin embargo, a miles de kilómetros de la cosmopolita Londres, lejos de las fotos de egoteca frente al número 10 de Downing Street, hay toda una región de Colombia que reclama mayor atención del Gobierno ante el poderoso y mortal golpe que puede representar para ella quedar desconectada, al menos durante tres meses, del resto del país. Y el lío es que el anuncio del cierre indefinido de la carretera apenas se hizo al comienzo del pasado fin de semana. Es decir, hace apenas tres días se les dio el terrible diagnóstico a los Llanos Orientales, y, en todo caso, el Presidente prefirió seguir con su agenda internacional como si nada. Niguneando a los Llanos.

Prefiere seguir de viaje por el mundo, administrando a Colombia a distancia. Ha de ser porque desde lejos, los problemas se ven bien chiquitos.

Que el Presidente no puede hacer más de lo que ya se anunció. Puede ser. Que el Presidente puede seguir al tanto de la situación estando en Europa. Es cierto. Pero ambas circunstancias no le restan grados de indelicadeza al hecho de que el mandatario de los colombianos (incluidos los llaneros, que también son colombianos) prefiera estar a manteles con los líderes europeos cuando una región completa del país (que no son cien o doscientas personas, sino cientos de miles) está sumida en la angustia y la incertidumbre.

No en vano, la gobernadora del Meta ya está pidiendo nuevas medidas para mitigar el impacto económico y social que tiene el cierre de la vía Bogotá-Villavicencio. Lo que ofrece el Gobierno no basta, dice la solitaria gobernadora, que hoy más que nunca debería estar rodeada por todos los órganos del Estado para garantizar un manejo responsable de la crisis, que lejos está de solucionarse a punta de créditos blandos para los empresarios, y meter más y más vuelos al aeropuerto Vanguardia. ¿Cómo responderles a los campesinos de la región? ¿Qué solución ofrecer a un sector turístico condenado a marchitarse?

No podemos olvidar que la situación no solo golpea el departamento del Meta. Casanare, Guaviare y la zona oriental de Cundinamarca también están sufriendo las consecuencias de esta. Ellos también deberían recibir algo más que un mensaje distante desde Bogotá o Londres sobre su futuro. Ellos necesitan ver a su Presidente genuinamente preocupado por lo que acontece y liderando la puesta en marcha de las soluciones que deben ofrecerse a todos los afectados por este cierre vial.

Hace unos días, cuando apenas se vislumbraba la emergencia, el Presidente sobrevoló en helicóptero la zona en donde la montaña se ha venido desmoronando. Luego vino una reunión para evaluar la situación, y entre otros puntos se señaló el altísimo riesgo para Guayabetal en caso de que las lluvias y los deslizamientos persistan. Poco se dijo al respecto. Los guayabetalunos viven en la incertidumbre. Y el Presidente, que debería estar ahí para traer al menos un poco de tranquilidad, prefiere seguir de viaje por el mundo, administrando a Colombia a distancia. Ha de ser porque desde lejos, los problemas se ven bien chiquitos.

#PreguntaSuelta: ¿cuándo será que el Procurador concluye sus indagaciones sobre el caso de censura en RTVC y la participación en política de Claudia Ortiz?@JuanPabloCalvas

Sal de la rutina

Más de Juan Pablo Calvás

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.