Enemigos de la paz

Enemigos de la paz

Algunos exjefes Farc se convirtieron en enemigos de la paz, incluso más que políticos uribistas.

01 de julio 2019 , 10:10 p.m.

Mucha tinta se ha gastado y muchos trinos se han publicado para señalar al expresidente Uribe, al Centro Democrático y a otros sectores políticos que atacan los acuerdos de La Habana como los enemigos de la paz. Se les criticó su estrategia de invitar a la gente a votar con rabia para que se hundiera el plebiscito por la paz. Se señaló como un palo en la rueda a la implementación de lo acordado la insistencia en sacar adelante las objeciones a la reglamentación de la Jurisdicción de Paz. Y así, a raíz de múltiples episodios, está más que claro que en esa orilla del país existe un descontento con lo firmado entre el gobierno Santos y las Farc. Y eso no está mal. No se debe imponer el unanimismo. Por supuesto que se puede disentir de lo acordado y, por ende, se entiende que actúen en consecuencia.

Otra bien distinta es la historia de algunos exjefes de Farc que, en mi opinión, se han convertido en peores enemigos del proceso de paz. Incluso más que los mismos políticos del uribismo.

¿De qué otra forma se puede explicar el comportamiento de personajes como Iván Márquez, el ‘Paisa’ o ‘Romaña’, quienes decidieron desaparecer (literalmente) sin dejar mayor rastro, con la excusa de que no había garantías para ellos en el regreso a la vida civil? ¿Acaso Rodrigo Londoño, Timochenko, no ha contado con garantías para hacer política, estar en el Congreso y moverse por el país para hacer visitas a los ETCR y reunirse con sus copartidarios en las regiones? ¿Acaso, como Timochenko, no hay otros exlíderes de la guerrilla que hoy viven una vida casi común y corriente, cumpliendo además con los compromisos adquiridos ante el país entero de acudir a la Jurisdicción Especial para la Paz?

Es triste ver cómo estos exjefes guerrilleros (aunque uno ya no sabe si decirles exjefes), a quienes les ofrecieron todo servido en bandeja de plata para reintegrarse a la sociedad, desaprovecharon la oportunidad. Es triste ver cómo ellos mismos se han encargado de restarle legitimidad a un proceso que desde el comienzo ha recibido infinidad de críticas y contaba con la verdadera buena voluntad de esos jefes de Farc para generar la confianza necesaria.

Y eso nos lleva al más delicado de los casos: Jesús Santrich. ¿Será consciente este señor de la carga de profundidad que representa para el proceso su manera de actuar? ¿Será capaz Santrich de entender que los señalamientos de narcotráfico y, ahora, su sospechosa desaparición hacen daño (y mucho) a un proceso que viene debilitado?

¿Que no hay garantías de seguridad y huyó ante un posible atentado? ¿Acaso Santrich no es congresista y necesita protección especial? ¿Acaso no nos habían dicho desde el Gobierno que se lo mantendría con vigilancia especial, teniendo en cuenta el altísimo riesgo que corre su vida?

Por el bien del maltrecho proceso, ojalá aparezca Jesús Santrich. Pero ya hemos visto cómo han actuado sus antiguos compañeros de lucha. No solo andan en paradero desconocido, sino que algunos de ellos hasta escriben textos en los que lamentan haber firmado el acuerdo de paz.

¡Faltaba más! Los grandes ganadores del proceso, los jefes guerrilleros, que no solo quedaron con curul en el Congreso y unas muy generosas garantías judiciales, sino que además, con la tarea máxima de proteger la paz firmada, hoy son sus grandes enemigos. ¡Lástima por Colombia! Porque al paso que vamos serán más y más los que se sumarán para decir que este proceso de paz salió mal. ¡Gracias, Santrich!

#PreguntaSuelta: ¿no había un vigilante, una guarda de seguridad, un administrador o alguien que impidiera que en el Pueblito Paisa acuchillaran la bandera LGBTI? ¿O todo se hizo con la connivencia de quienes administran y cuidan el lugar?

JUAN PABLO CALVÁS
En Twitter: @JuanPabloCalvas

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.