Secciones
Síguenos en:
El divorcio

El divorcio

Basta ver los dardos del Centro Democrático al gobierno Duque para notar que las cosas no van bien. 

28 de junio 2021 , 09:40 p. m.

No queda otro camino. El divorcio entre el uribismo e Iván Duque es lo que viene dentro de la gran puesta en escena para las elecciones presidenciales y de Congreso del año 2022.

Y digo que no queda otro camino porque con un desprestigio tan elevado como el que ha alcanzado este gobierno, para que el Centro Democrático pueda seguir soñando con una opción para llegar a la presidencia tiene que darse un paulatino proceso que lleve a desconocer al actual Presidente, como ese padre biológico que se rehúsa a dar su apellido a aquel hijo producto de una noche de pasión, pero ahora motivo de oprobio y vergüenza.

Basta con ver los dardos que desde el Congreso lanzan los miembros del Centro Democrático al gobierno Duque por no tramitar con celeridad la reforma tributaria que a las volandas armaron para anticiparse a la que presentará el ministro de Hacienda el próximo 20 de julio. Basta con leer y escuchar al expresidente Uribe repitiendo sin cesar que no entiende por qué el Gobierno no le da prioridad a esa urgente reforma tan necesaria para el país y sobre todo para seguir avanzando en los programas de atención a los afectados por la pandemia.

El divorcio ha comenzado.

O, bueno, como dicen las parejas en terapia: las cosas desde hace un tiempo no están marchando bien. La magia del amor se perdió. Ya nada es como al principio.
Hace unas semanas era Uribe, en entrevistas varias, señalando la falta de autoridad del Presidente en la situación generada por el paro nacional. A coro, los congresistas del partido empezaron a repetir la letanía sobre la inacción del Gobierno ante bloqueos y hechos vandálicos.

El divorcio entre el uribismo e Iván Duque ha comenzado. O, como dicen las parejas en terapia: las cosas desde hace un tiempo no están marchando bien. Ya nada es como al principio.

Fue Fernando Londoño, uno de los ultrarreaccionarios del uribismo, quien hace un mes insinuó en su programa radial que si el presidente Duque no era capaz de enfrentar los desórdenes, debía renunciar y dejar el puesto vacante para la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez.

La sinfonía del divorcio poco a poco empieza a acompasar a todos los instrumentos de la filarmónica del Centro Democrático para tratar de salvar lo que hoy parece insalvable. Seguro vendrán más y más ataques contra el gobierno de Duque, ya sea por el manejo de la seguridad o los planes sociales o la economía o la reconstrucción de Providencia, o lo que sea. La clave de este divorcio es que ante la opinión pública se evidencie que el Presidente de la desaprobación del 79 % (según el Pulso País de Datexco y La W revelado la semana pasada) ya no es el presidente de ese partido, sino un señor que en su último tramo de gobierno se salió del redil de Uribe para actuar de manera irresponsable y disparatada.

¿Nos creeremos los colombianos este escenario? ¿O será que me equivoco y pronto vendrán pruebas de un renovado respaldo del Centro Democrático al Presidente del 79 % de desaprobación?

Por lo pronto, vale la pena recordar la receta del postre bautizado divorcio que hace las delicias de los amantes del dulce en distintos puntos de nuestra geografía: cuajada, arequipe y dulce de mora.

Digamos que el Centro Democrático es la cuajada; Duque, el arequipe, y las elecciones de 2022, el dulce de mora. Por más divorcio que nos quieran hacer creer, los que hemos comido ese postre sabemos que la cuajada siempre queda untada del arequipe, mientras que la mora, a la larga, se mezcla con los otros dos.

El divorcio es solo de nombre o de imagen, pero a la hora de comerse el manjar todo se junta y la cuajada, por más que lo niegue, sigue siendo la base del postre que une al Presidente en desgracia y el candidato por venir.

#PreguntaSuelta: ¿de verdad hay quienes creen que destruir la terminal de un medio de transporte masivo es hacerle daño al Estado? ¿Saben quiénes van a pagar eso? ¿Saben qué se desfinancia por tener que pagar reconstrucciones?

JUAN PABLO CALVÁS
@juanpablocalvas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.